La hora de la verdad para Daniele De Rossi: cuál será su lugar en el Boca de AlfaroDeportes 

La hora de la verdad para Daniele De Rossi: cuál será su lugar en el Boca de Alfaro


Alfaro ya decidió dónde ubicará a De Rossi dentro del esquema de su equipo Fuente: FotoBAIRES

La ansiedad y las urgencias le ganaron la pulseada al show pretendido. La
Copa Argentina, mediante el encuentro entre
Boca y Almagro de esta noche en el estadio Único de La Plata (desde las 21.10), será testigo del tan esperado debut de
Daniele De Rossi con la camiseta azul y oro:
Gustavo Alfaro decidió su titularidad en un escenario diferente al proyectado por muchos de los dirigentes, que deseaban que su estreno se hiciera el domingo, ante Aldosivi, en la Bombonera, para recibir el calor de su nueva casa.

Sin embargo, el calendario aprieta: en ocho días comienza la serie de cuartos de final de la Copa Libertadores ante Liga de Quito y el técnico necesita que su refuerzo estelar tenga rodaje urgente. Aunque, también, si dependiera del volante italiano, su presentación hubiese sido mucho antes. Porque la revolución que generó su llegada al país le causó la locura de querer saltar al campo cuanto antes. Por eso, con la camiseta N°16, cumplirá su sueño de debutar con los colores del club que comenzó a amar en su niñez por un tal
Diego Armando Maradona.

Será una sensación, aunque siempre nueva, que volverá a experimentar tras 17 años, 9 meses y 14 días. Porque será su segundo debut en toda su carrera: jugó 18 temporadas en Roma, donde debutó un 30 de octubre de 2001 por un compromiso de Champions League, y Boca será su segunda historia.

El foco estará puesto sobre él. Un poco por ver en acción a un campeón del mundo extranjero (se consagró en el Mundial de Alemania 2006), cosa que no ocurre todos los días en el fútbol doméstico. Y otro poco porque presentarse en un partido de la Copa Argentina es un arma de doble filo: tener enfrente a un rival de mucha menor jerarquía puede hacer más fácil y cómodo el estreno del mediocampista romano de 36 años, pero también significa el riesgo de ser la cara principal de una posible eliminación, con la palabra ‘papelón’ como consecuencia, debido a un certamen que, muchas veces, expone las paridades menos imaginadas.

¿Qué trabajo tiene pensado Alfaro para que haga De Rossi ante Almagro y las veces que juegue en su equipo? Ni más ni menos que el que sabe hacer el italiano. Durante estas semanas de entrenamientos que se llevaron a cabo desde que llegó a la institución, el entrenador probó variantes, pero la función del jugador fue siempre la misma. La del volante tapón, posicionándose delante de los centrales y ubicándose entre ellos a la hora de las salidas limpias.

Luego, su calidad está a la vista siempre: su buen pie y la inteligencia táctica que ostenta y ha sabido recalcar Alfaro públicamente, hace que también se destaque en el manejo y la entrega de la pelota. Aunque, como se conoce, le gusta mucho introducirse en el roce. Una descripción que se acerca mucho a un jugador en particular del plantel:
Iván Marcone. “Hacen casi el mismo trabajo, pueden jugar eventualmente juntos”, sentenció Alfaro en la comparación.

En efecto, esta noche tendrá a su lado en el doble 5 a
Nicolás Capaldo, el juvenil que viene de ser una de las figuras ante Athletico Paranaense y que pasa por un buen momento: siempre que le dan la confianza, rinde. ¿Por qué no Campuzano? El colombiano tuvo sus mejores partidos en Boca las veces que no compartió la mitad de la cancha con Marcone, sintiéndose mucho más cómodo y siendo un verdadero patrón de la mitad de la cancha, principalmente porque su juego pasa más o menos por lo mismo: ir a buscar la pelota cerca del área propia para iniciar el ataque desde muy atrás. ¿Entonces? Esa incomodidad podría sentirla también si tuviera al lado al volante romano. Las funciones podrían seguir chocándose. Aunque, claro, esto no significa que algunas de esas combinaciones algún día no puedan darse. Alfaro no descarta nada.

Eso sí: tiene claro, al menos en este comienzo, que lo que necesita De Rossi al lado es un volante que lo ayude en la marca, pero que sobre todo entienda a la perfección cómo y cuándo soltarse hacia el ataque. Es decir, que sepa leer tácticamente a la par del italiano. Y el chico Capaldo ha sabido estar a la altura de aquello.También podría hacerlo Agustín Almendra, pero por sus bajos rendimientos y el crecimiento de su compañero mencionado quedó muy relegado. Incluso, para entender aún más las condiciones del socio del italiano, hace no muchos días atrás el técnico lo juntó con Emanuel Reynoso en una práctica: zurdo y volante de juego que puede unir las líneas defensivas y ofensivas. Las opciones sobran.

El mediocampo que hoy presentará, con el agregado de tener a Eduardo Salvio por la derecha y a Alexis Mac Allister por la izquierda, es el ideal del técnico. Aunque habrá que ver qué tan bien arranca la cuestión hoy en La Plata. Porque no es descabellado pensar que ese sea el que juegue en la altura de Quito el próximo miércoles.

“Daniele es un jugador muy táctico. Le expliqué tres cosas de las que pretendemos y las entendió a la perfección. Cómo salir, apretar, presionar. Las interpretó al instante. Estoy seguro que no va a necesitar tiempo de ensamble”, pronosticó Alfaro tras los primeros días del italiano con el plantel.

El primer paso será esta noche, en un encuentro en el que Boca deberá tener eso que prometió De Rossi cuando se presentó: seriedad, para no sufrir un golpe inesperado en una jornada de lujo.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment