Mueve Riquelme: se ofrece para presidente de Boca y Angelici convoca a la unidadDeportes 

Mueve Riquelme: se ofrece para presidente de Boca y Angelici convoca a la unidad


Ameal, Riquelme y Angelici: el 10 vuelve a estar en el centro de la escena en Boca

Juan Román Riquelme es un camaleón. Todavía no se sacó la piel del futbolista, pero comienza a calzarse el traje de dirigente. Por primera vez se abrió a la posibilidad de ser presidente de
Boca, pero puso una condición: que haya una lista de unidad. Riquelme, entonces, no juega para nadie. O, en todo caso, lo hace para él mismo.

La especulación que reinaba en el mundo Boca era que Román apoyaría a la lista que encabezan Jorge Amor Ameal y Mario Pergolini. Después de todo, Ameal le abrió las puertas del club cuando heredó la presidencia tras la muerte de Pedro Pompilio. Y la relación entre ambos se mantuvo fluida en los últimos años. Con una oposición atomizada (además de Ameal se postulan José Beraldi, Víctor Santa María, César Martucci y Horacio Paolini) y un oficialismo cuyo candidato (el actual secretario general, Christian Gribaudo) no termina de despegar en los sondeos, la carta Riquelme es lo más parecido a un as de espadas en el truco.

Daniel Angelici, el presidente saliente, sabía que el exnúmero 10 hablaría públicamente ayer. También estaba al tanto de que no patearía el tablero y de que sus palabras serían en son de paz. Y en las oficinas de La Bombonera se entusiasman con el mensaje de Román. “Igualó a todos los candidatos; ahora vamos a ver quiénes se suman a la unidad y quiénes no”, dijo una fuente de la fuerza que administra el club desde 2011.


Riquelme y Daniel Angelici

La aspiración máxima es que Riquelme termine en las filas del oficialismo. Por lo pronto, creen que equiparar a todos los postulantes es un guiño hacia ellos. Sobre todo, cuando el archivo muestra que hace cuatro años el ídolo xeneize despotricaba contra Angelici. “Yo creo que va a ganar Angelici, con todo lo mal que hizo. Tiene a todos comprados”, había acusado antes de la elección de 2015. Ahí se manifiesta otra característica del discurso del exenganche: elige cuándo hablar. Y siempre lo hace antes de algún acontecimiento importante.

“Son dos personas de pocas palabras, pero hablan seguido”, reconocen desde las filas de la fuerza gobernante en Boca sobre la relación Angelici-Riquelme. La relación pasó de la guerra a la paz en cuatro años. El exfutbolista, retirado en enero de 2015, además, concertó con esta dirigencia la organización de su partido de despedida, que en realidad puede terminar siendo más de uno y replicarse en las provincias. No es tiempo de peleas entre Riquelme y el todavía presidente de Boca, en su momento enfrentado con el 10 como tesorero y más tarde, ya como presidente, al punto de que Román no continuó en el club en 2014 por la negativa del dirigente a destinar muchísimo dinero a su contrato. Mucho tiempo después se viralizó una foto veraniega de uno y otro en la casa del dirigente compartiendo facturas y mates.

Por lo pronto, en
la entrevistade ayer con Fox Sports, Román evitó criticar al máximo directivo por la decisión de contratar a Gustavo Alfaro como entrenador. “Cuando vas a buscar un DT tenés que saber lo que vas a buscar. Alfaro juega como lo ha hecho siempre. Boca sabía”, dijo Riquelme. Pero la idea de Alfaro como director técnico del club fue de Nicolás Burdisso, el director deportivo de la entidad. Angelici quería en el cargo a Antonio Mohamed, que venía de un muy mal paso por Huracán luego de una larga experiencia en México.

“Tomo lo que dijo Román y voy a convocar a todos para la próxima semana. Van a venir las 15 agrupaciones que están en el club para ver si existe voluntad de unirse. Puede que esté Riquelme en la reunión. Hablaré con los presidentes de las agrupaciones para tomar un café, y si no sale la unidad, hablaremos de como será el acto eleccionario”, adelantó Angelici después de inaugurar, también ayer, el Parque Social y Deportivo Boca.


Riquelme tomó la palabra y dejó la puerta abierta a ocupar un alto cargo en Boca

El presidente saliente dejó un guiño al excapitán xeneize: “No hay dudas de que el gran elector es Juan Román Riquelme. Siempre creo en su palabra. Piensa lo que dice y declara muy bien. Es bienvenido si quiere trabajar en Boca, porque puede aportar muchísimo al club en lo futbolístico”. También Christian Gribaudo se subió al pedido: “Todos queremos lo que dijo Román”, señaló el postulante por el oficialismo en TyC Sports. Y añadió: “Nuestro máximo ídolo hoy [por ayer] sacudió a la gente de Boca”.

César Martucci, exsecretario general del club y también candidato presidencial, se unió a la cruzada de Riquelme: “Me provoca una profunda alegría que Román pida la unidad de todos. Es lo que vengo reclamando y trabajando desde hace varios meses. Que Riquelme sea la unidad en Boca. No es tiempo de vanidades. El que tenga que ser, que sea, y que el resto acompañe desde donde le toque. Es lo que necesitamos”. Martucci agregó: “Yo planteo la necesidad de tener una lista única. No lo digo ahora por haberlo dicho Riquelme. Vayan al archivo y van a ver… Román ve la realidad de Boca como veía los partidos, con una claridad impresionante”.

José Beraldi, por su parte, saludó el mensaje del exjugador, pero puso condiciones: unidad opositora. “Estamos de acuerdo con nuestro máximo ídolo en que Boca está por encima de todo y estamos dispuestos a seguir conversando con todos los que quieran un cambio para tener un club abierto al socio en todo el país, ganador y con ADN bostero”, escribió el empresario del transporte en su cuenta de Twitter.

Desde su espacio abundaron en el concepto: “Sentaron bien las declaraciones de Román porque sus dichos ratifican el camino de pedido de unidad que tanto Beraldi como Ferrari vienen pregonando desde hace meses. No se trata de amontonar gente ni de unirnos por unirnos. Lo principal es saber qué tipo de club queremos construir independientemente de los nombres en una lista. Estamos dispuestos a sentarnos a una mesa para dialogar con todos aquellos que piensen que hay otra forma de conducir a Boca”. Es decir, quieren ir juntos, pero por el cambio. O sea, sin el oficialismo.

Algo parecido opinaron cerca de Jorge Amor Ameal. “Estamos mentalizados en que vamos a ganar la elección. Juntarse así nomás no sirve. Y tampoco sirve estar al lado de gente que cree que Boca tiene que tener una nueva cancha”, aclararon. En este contexto, y más allá de la convocatoria pública de Angelici, la “unidad a la Riquelme” de todos los sectores de Boca parece una utopía. Habrá que ver qué hace entonces el ídolo. Si juega el partido de las urnas o se concentra solamente en el de su despedida.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment