Criminal: la gran serie que cuenta cuatro miniseriesEspectáculos 

Criminal: la gran serie que cuenta cuatro miniseries

Ya no alcanza, parece, con hacer una serie interesante para asomar la cabeza por encima del pelotón que avanza a diario desde todos los ángulos. Siempre habrá otras muy buenas que la opaquen en el ranking de las recomendaciones. Ahora, si a la calidad se le suma una idea rupturista, ya hay notables chances de merecer párrafo aparte. Tal el caso de Criminal, una novedosa producción de Netflix.

Porque, más que una serie, son cuatro en una. Lo que podría definirse como una mega ficción de 12 capítulos también se acomoda, rigurosamente, en el molde de cuatro miniseries de tres episodios cada una, todas envueltas en el paquete de un único tema. Y con un moño brillante.

Creada por Jim Field Smith y George Kay -con un largo recorrido en la TV-, Criminal pone la lupa en la dinámica de un interrogatorio policial, con todos los arrabales del caso: el caso en sí, la impronta de los inspectores que preguntan, la impronta de los sospechosos (o no) que contestan, las internas policiales, la vida misma. Hay, en cada historia, más emoción que crímenes.

La receta madre de esta muy buena serie -ya disponible en el catálogo de streaming– es mostrar cómo sería ese universo en cuatro lugares diferentes: Alemania, España, Francia y Reino Unido. Así se llegaría a las cuatro minificciones, de tres episodios autoconcluyentes cada una. Es decir que el caso empieza y termina en el día, aunque la plana policial de cada punto del mapa siga a lo largo de los tres interrogatorios.

Y para aquel que crea que se trata de una historia original con tres adaptaciones diferentes, vale aclarar que cada uno de los 12 casos es único. Y la única cosa que se repite -también para beneficio de la producción- es la sala (principal escenario narrativo) de los interrogatorios, que se montó realmente en Madrid, aunque en la ficción quede en la región que corresponda.

El escocés David Tennant protagoniza uno de los episodios de “Criminal” (Reino Unido).

Más allá de lo novedoso de la idea, la realización global es impecable, con muy buenas actuaciones que saben hacer de ese encierro físico un libre albedrío de tensiones, dramatismo, dolores, sospechas, mentiras y castigos.

Como en un juego de ajedrez, cada episodio oficia de partida, con un reloj que no deja de marcar las horas en primer plano, con un desafío entre quienes preguntan y quienes contestan, con una posta antojadiza entre palabras y silencios, con incertidumbre permanente. Vaya uno a saber dónde está la verdad que se busca allí adentro. Eso, casi, pasa a ser lo de menos.

Mirá también

Lo que sucede del otro lado del ventanal, que hacia adentro refleja a modo de espejo y hacia afuera permite espiar, también tiene su peso clave en cada trama. Desde ahí llegan los refuerzos deductivos para que los de adentro puedan arrinconar al sospechoso, que más de una vez sabe cómo salir del rincón. Y eso que los métodos para bucear en las mentes ajenas no son siempre nobles. Se usa mucha arma de triple filo.

De no ser por la repetición de la fórmula -que de hecho es su máxima esencia-, Criminal sería excelente. O lo sería si uno se tomara un respiro entre las series de un lugar y otro. Pero puestas todas ahí, con la invitación a maratonear, el esquema corre el riesgo de morderse la cola.

Las cuatro versiones mantienen un altísimo nivel actoral -de un lado y otro del escritorio-, con figuras como los españoles Carmen Machi, Emma Suárez y Eduard Fernández, la francesa Sara Giraudeau o el escocés David Tennant. Cada episodio tiene un nombre de pila (Isabel, Jochen, Emilie, Jerome…) y una intensidad que, más que en público, convierte a uno en testigo de privilegio.

Ficha

Calificación: Muy buena

Thriller y drama Protagonistas: Emma Suárez, Carmen Machi y David Tennant, entre otros Creadores: Jim Field Smith y George Kay Emisión: doce episodios disponibles en Netflix.

Articulos relacionados

Leave a Comment