La pyme que forma parte del desarrollo de GNLPolítica 

La pyme que forma parte del desarrollo de GNL

El 8 de noviembre de 2019 quedó registrado en las páginas de la historia hidrocarburífera del país como la jornada en la que partió desde Bahía Blanca el primer cargamento de gas natural licuado (GNL) del país en forma regular. Y una pyme surgida en el sur del país formó parte del grupo de empresas que hicieron realidad esa apuesta fuerte para el desarrollo del gas de Vaca Muerta.

Se trata de Del Plata Ingeniería, una firma que fue fundada hace 40 años en Comodoro Rivadavia y que a lo largo de su trayectoria supo ir expandiéndose a otras cuencas petroleras del país, sumando servicios para diversificar su oferta y oportunidades de negocios.

El orgullo desde nuestro lugar es que Del Plata Ingeniería es una empresa de origen familiar, pero hoy estamos participando de este proyecto de enorme magnitud e impacto que habitualmente está en manos de compañías internacionales”, explicó Federico Cerviño, socio gerente de la empresa.

La pyme fue seleccionada por YPF para formar parte del proyecto en marcha de elaboración de GNL en el puerto de Bahía Blanca. El trabajo que tienen a su cargo es realizar la comprensión del gas en un punto previo al ingreso a la planta de ánimas en donde se separan los compuestos antes de despacharlos a la barcaza que tiene a su cargo la licuefacción.

130
son los empleados que posee la firma que tiene su sede central en Mar del Plata.

De momento Del Plata Ingeniería tiene montado un equipo turbocompresor que toma el gas que llega a la zona desde la red de TGS. El equipo tiene capacidad para procesar hasta 4 millones de metros cúbicos por día, pero está operando a un ritmo de entre 2,2 y 2,3 millones de metros cúbicos diarios.

“Hoy tenemos un sólo equipo turbocompresor pero está previsto colocar un segundo equipo para complementar la capacidad”, indicó Cerviño. Y agregó que “esta planta la comenzamos a montar en enero de esta año y si bien por ahora se habla de continuar con las operaciones hasta mayo, por una cuestión de demanda, el contrato es por los diez años que va a estar la barcaza en el muelle”.

La firma tiene a su cargo la compresión inicial del gas que se toma de la red troncal antes de ser destinado a la licuefacción.

Precisamente en los siguientes años las partes esperan poder licuar gas a lo largo de todo el año, sin la necesidad de suspender las operaciones durante el invierno. Un punto para el cual será necesario que la producción de gas natural del país se incremente para poder contar con los excedentes que permitan este trabajo continuado.

“Para nosotros el valor que encontramos en esta experiencia es que se pueden hacer proyectos de esta envergadura, compitiendo a nivel mundial”, aseguró Cerviño.

Y remarcó que “es un trabajo trascendental para la industria, más allá de lo técnico, porque somos una compañía argentina que es parte del primer proceso de exportación de GNL al mundo”.

De brindar servicios para el convencional a las soluciones de ingeniería

En los 40 años de trayectoria de Del Plata Ingeniería, la industria petrolera ha tenido notables evoluciones y desde la firma se buscó ir a la par de las necesidades de esos cambios.

La empresa se fundó en Comodoro Rivadavia y arrancó brindando servicios de equipos para las torres en 1978”, contó el socio gerente de la firma, Federico Cerviño.

Los primeros trabajos incluían además el mantenimiento de los equipos hidráulicos vinculados a las torres de perforación, workover y pulling que se prestaban para todo el sur del país, en una franja comprendida desde Río Gallegos y hasta Neuquén.

Con el paso del tiempo la firma fue sumando herramientas, tecnología y servicios. “Se incorporó el taller mecánico de trabajos pesados para el mantenimiento de más tipos de equipos y la empresa fue creciendo hasta lo que es hoy, con sedes en las principales cuencas petroleras del país ”, contó.

Actualmente la firma tiene su sede central de fabricaciones en Mar del Plata, pero además posee bases de operaciones en Comodoro Rivadavia, Neuquén, Añelo, Río Gallegos, Río Grande, Buenos Aires y ahora también en Bahía Blanca.

“No ha sido fácil porque en esta industria han pasado varias crisis pero día a día tratamos de seguir creciendo y creemos que nuestro gran valor está en la integración de las distintas especialidades de la ingeniería para ofrecer soluciones llave en mano”.


Articulos relacionados

Leave a Comment