Merlí: Sapere Aude o el mejor legado del profesorEspectáculos 

Merlí: Sapere Aude o el mejor legado del profesor

Hay vida más allá de un éxito. Si no, que lo diga Pol Rubio, el carismático y provocador alumno que tuvo Merlí Bergerón a lo largo de tres temporadas. Como si ese tiempo hubiera sido un buen caldo de cultivo para que el personaje de Carlos Cuevas encontrara su punto caramelo, ahora él es quien toma las riendas del spin-off que desde este jueves estará disponible en Movistar Play. Merlí: Sapere Aude no sólo logra desterrar eso de que muerto el protagonista, muerto el programa, sino que acierta en la elección del heredero.

Porque con el primero de los ocho episodios de esta nueva ficción -estrenada en simultáneo en España y la Argentina- queda claro que Pol tiene cuerda para iniciar su propio camino, sobre las huellas dibujadas del sarcástico, generoso, agudo y poco ortodoxo profesor de Filosofía del secundario. Ya sin él en pantalla -para qué develar que fue de su vida, o de su muerte, teniendo en cuenta que Merlí está en el catálogo de Netflix-, a los creadores de la original se les ocurrió poner la lupa en quien supo aprovechar más las mágicas clases del maestro que todos hubiéramos querido tener.

Pero como la ficción todo lo puede, a los 6 minutos de empezada la nueva historia, Merlí (Francesc Orella) vuelve. Vuelve para irse. Pero, fiel a su estilo, vuelve también para enseñar desde alguna esquina del infierno. Porque no caben dudas de que no fue a parar al cielo de los que siempre se portaron bien.

Pol Rubio y María Bolaño, la profesora que no vino, para nada, a opacar la figura de Merlí.

-Pol: Me has metido en un lío…

-Merlí: No te quejes que a mí me ha tocado la peor parte.

-Pol: No me imagino haciendo la carrera sin ti.

Ese diálogo en penumbras se da en una estación de subte (metro), espalda contra espada primero y luego se impone un juego de roles.

-Pol: ¿Hay sexo después de la muerte?

-Merlí: Si te contesto esta pregunta la vida ya no tendría gracia. Ve a la universidad, Pol, y hazte millones de preguntas.

En ese ping-pong no sólo está el envión emocional que el chico necesitaba, sino también el guiño del protagonista que le entrega la posta al sucesor. Y es a partir de esa escena, como de ensoñación, que Pol se anota en Filosofía para llevar la trama del viejo instituto del secundario Ángel Guimera a la facultad, flamante escenario narrativo.

Por ahí desfilan en el primer episodio los personajes que pertenecen al universo de Rubio. Porque una de las muchas cosas en las que se parecen las dos series es en que la cámara sigue varias vidas al mismo tiempo. No son vidas ajenas, sino partes de un tejido vincular en el que más de una vez salta un punto o queda más tirante de la cuenta. Pocas veces se siente cómodo. Y eso se agradece.

Rai (Pablo Capuz) juega el rol del alumno conflictivo, con una vida familiar oscura.

Sus amigos de la “facu”, Minerva (la argentina Azul Fernández) y Rai (el español Pablo Capuz) permiten conocer otras zonas de Pol, quien encuentra -como también lo encuentra el seguidor de la serie anterior- en Bruno Bergerón (David Solans) un cómplice de los viejos tiempos.

El regreso de Merlí: Francesc Orella aparece como una ráfaga en el primer episodio. Una delicia.

Y es María Bolaño (en un gran trabajo de María Pujalte) la que viene a zarandear todo. Profesora de Ética, entra en escena pisando la madera crujiente del aula mientras suelta: “Me encanta el sonido de la decadencia”. Casi todas sus frases serán de colección, como cuando define a su alumnado, en sus narices, como “Hedonistas con confort que han venido a estudiar Filosofía” o como cuando pide “la revolución de los feos”.

La argentina Azul Fernández compone a Minerva, una alumna argentina que hace buenas migas con Pol.

Estrenada en dos versiones -doblada en español o en catalán con subtítulos-, Merlí: Sapere Aude supo recoger el guante de las series que invitan a pensar sin bajar línea.

Ficha

Calificación: Muy buena

Drama Protagonistas: Carlos Cuevas, María Pujalte, Azul Fernández y Pablo Capuz, entre otros Creador: Héctor Lozano Emisión: ocho capítulos disponibles en Movistar Play.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment