La adaptación y la cura de las heridas ganó en el MPNPolítica 

La adaptación y la cura de las heridas ganó en el MPN

El Movimiento Popular Neuquino demostró
ayer que, cuando está en juego el poder, las heridas internas
cicatrizan muy rápido. Si se confirman los datos, la diferencia con
la suma de las cuatro colectoras al Frente Neuquino Unidad Ciudadana
superó el mínimo histórico que se le adjudica al triunfo de Jorge
Sobisch sobre Oscar Massei en 1999 luego de una década de ajuste y
una gobernación de Felipe Sapag con dos puebladas en Cutral Co.

En aquella oportunidad el líder del
partido consideraba que Sobisch era un accidente y le quitó el apoyo
e incluso reveló Quiroga dos décadas después que llegó a la
intendencia con el apoyo de Felipe que no quería al benjamín de
Sobisch en la municipalidad.

Ahora se repite una situación parecida
con un partido fragmentado. Rolando Figueroa sacó en noviembre casi
la mitad de los votos en la interna. Después tuvo una comportamiento
taciturno y resolvió replegarse en el capullo de la Legislatura. De
la boca para afuera dijo que iba a apoyar al candidato del MPN.
Cuando le tocó reemplazar a Gutiérrez mantuvo un bajo perfil.

¿Los que habían votado por él,
votaron por el actual candidato? La respuesta es dificil de hallar en
medio de una relación que no llegó a la navidad del año 2015
cuando comenzaron a gobernar.

El otro factor de división del MPN es
el de Jorge Sobisch quien obtuvo una buena perfomance electoral. Un
allegado contó que de haber sabido que tendría esa aceptación en
los votantes hubiera utilizado el método que bautizó Jorge Sapag
como colectoras y su participación en la política provicnial no lo
hubiera arrumbado en el baúl de los recuerdos, como fue durante
estos 12 años.

El MPN retuvo el poder sobre decisiones
vinculadas a Vaca Muerta y administrará un presupuesto que es casi
dos veces el de la vecina Río Negro que tiene más población. La
Legislatura es otro cantar donde hay una disminución de la cantidad
de bancas propias y hace elevar el precio que debe pagar con las
colectoras cuando requiere votos para leyes estratégicas.

La capacidad de adaptación como
estrategia fue evidente en Zapala donde recuperó la comuna por una
aún inentendible disputa de dos candidatos del sector ideológico
que gobernaba la ciudad hace 12 años. En San Martín salió airoso,
apenas, lo que pondrá en juego un mecanismo de solución de
conflictos que hasta ahora no ha sido el más efectivo para los
problemas ambientales. Quedará en el cuaderno de comunicaciones si
no era necesario cambiar estrategia sobre la marcha cuando se dieron
cuenta que el segundo iba a ser Rioseco y no Quiroga.

El exintendente de Cutral Co
probablemente piense que hubiera sido mejor responder a su primigenia
intuición de no exponer a Cristina Fernández a partir de que en la
anterior elección no le fue bien, en 2015, y en 2017 quedó cuarto.
Los cibermilitantes lo convencieron que las encuestas le daban bien a
la expresidenta y, como ya estaba entregado, aceptó con la inclusión
de fotos y audios. El resultado es que tiene un caudal propio y que
el kirchnerismo no lo digiere bien, lo regurgita cuando puede.


Articulos relacionados