Presión para cerrar la base espacial de China en NeuquénPolítica 

Presión para cerrar la base espacial de China en Neuquén

Donald Trump lleva adelante una dura ofensiva contra Mauricio Macri para obligarlo a clausurar la base aeroespacial de China en Neuquén, abierta en 2015 tras un convenio de Cristina Kirchner con Xi Jiniping que dura 50 años, señala una información publicada por LPO.

Este fin de semana, un contingente de legisladores de
Estados Unidos liderados por el diputado republicano Kevin Mac Carthy visitó el
país y fueron recibidos por la viceministra de Defensa, Paula Di Chiaro.

“La discusión se centró en cómo abordar las amenazas
de seguridad colectiva que enfrenta la región, desde el espionaje chino hasta
el flujo transnacional de drogas”, informó Mac Carthy en un comunicado
oficial.

La base espacial está situada en el pueblo Bajada del
Agrio, con una antena de más de 30 metros para la investigación “del
espacio lejano”, según la letra chica del acuerdo bilateral.

“La discusión se centró en cómo abordar las amenazas
de seguridad colectiva que enfrenta la región, desde el espionaje chino hasta
el flujo transnacional de drogas”, informó el diputado de Trump, sobre su
reunión con la viceministra de Defensa.

Para Trump, esa infraestructura le garantiza al gigante
asiático un poder geoestratégico en la región que choca contra sus intereses y
así se lo planteó a Mauricio Macri cuando lo visitó en noviembre en la Casa Rosada,
horas antes del inicio del G20.

El presidente le explicó que el complejo sojero aporta la
mayoría de las divisas al país, tiene a China como principal cliente y por lo
tanto no había chances de romper relaciones tan fácilmente.

Molesto, Trump le recordó que en la localidad neuquina de
Añelo, a pocos kilómetros de la base espacial de la polémica, funciona el
yacimiento de shale oil Vaca Muerta con un potencial generador de divisas capaz
de compensar una tensión momentánea con el gigante asiático.

Para Estados Unidos su eliminación es una de las
prioridades para el vínculo con el país en este año electoral. En su exposición
ante el Congreso, en febrero, el jefe del Comando Sur, el almirante Craig S.
Faller, lo incluyó entre sus prioridades. “La presencia china y sus
actividades en la instalación de observación del espacio profundo en Argentina
son también preocupantes”, fue su frase.

La visita del comité de legisladores confirma que Trump
tratará que el tema no sea olvidado fácilmente entre los candidatos
presidenciales y ya lo está logrando: hace 15 días, Miguel Pichetto, jefe del
bloque Argentina Federal y promotor de la promiscua aventura electoral de
Roberto Lavanga, presentó un proyecto de ley para crear una bicameral que
controle las operaciones espaciales de China en Neuquén, con acceso
“irrestricto” a la base lunar.

En el convenio sólo se permite que la Comisión Nacional
de Actividades Espaciales (Conae) aproveche el 10% del uso de la antena. Trump
quiere derribarla. Y seguirá pidiéndolo.

Articulos relacionados