De tirar gambetas en Lugano al Mundial de Francia: la historia de Dalila Ippolito, la piba de 17 años que juega para la Selección ArgentinaDeportes 

De tirar gambetas en Lugano al Mundial de Francia: la historia de Dalila Ippolito, la piba de 17 años que juega para la Selección Argentina

El despertador suena, implacable, a las 7. Dalila Ippolito deja la cama a la que no volverá hasta la noche. Se cambia, se lava los dientes y la cara y camina las diez cuadras que separan su casa del colegio en Lugano 1 y 2. La mañana se reparte entre libros, apuntes y charlas con sus compañeros de cuarto año. Después de un breve regreso para almorzar, se toma el colectivo que al cabo de una hora la dejará en Núñez para entrenarse con la Primera de River. El 28 será también el que la lleve de vuelta a Villa Lugano para cenar, dormir y volver a empezar.

Desde hace unas semanas esa rutina se alteró. Carlos Borrello, el entrenador de la Selección, la convocó pese a que solo había jugado un partido con la camiseta albiceleste, aquel del debut, el 30 de agosto de 2017 en Uruguay, el día en que el plantel durmió en el mismo micro que lo llevó hasta Montevideo y tras el cual hicieron un paro para exigirle a la AFA que mejore sus condiciones de entrenamiento.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Por estos días, Dalila ya no se preocupa por el Teorema de Thales o por el contexto económico y social de la Primera Guerra Mundial, temas a los que debía prestarles atención en los ratos libres que le deja el fútbol para repasar o “estudiar cuando se acercan las pruebas”. Ahora, analiza el juego de Japón, de Inglaterra y de Escocia, los rivales del grupo D.

“Cuando se enteraron de que iba al Mundial, mis compañeros me felicitaron. Yo ya no estaba yendo al colegio por los entrenamientos de la Selección y no sabía si iba a quedar o no. Y cuando me enteré, les conté y me mandaron todas las buenas vibras como cuando me citaron a la Selección por primera vez. En el colegio la mayoría son chicos del barrio, me vieron jugar y están acostumbrados a que juegue al fútbol. Por eso, siempre me tiran buena onda”, cuenta desde su habitación en el hotel Meliá París La Défense. 

Con 17 años, Ippolito es la tercera jugadora más joven de Francia 2019.  “Para mí representa un orgullo. Y me da mucha felicidad porque me costó mucho llegar a donde estoy hoy en día. Todo esto es gracias a mi familia y a la gente que me rodea, que me impulsaron a ir por más siempre y a nunca bajar los brazos”, explica a horas del debut contra el seleccionado asiático en París.

“Por momentos se me venía a la cabeza que por mi edad tenía menos chances que las demás. Más que nada por la experiencia”, revela. “Pero traté de dar lo mejor de mí en cada entrenamiento para que el entrenador lo viera. Con el correr de los días sentí que no era tan inferior a las demás. Entonces me volvieron las esperanzas, aunque sentí como un milagro haber quedado”, remarca la habilidosa enganche de 17 años.

Al frente. Dalila Ippolito (adelante en la fila) junto a sus compañeras en uno de los últimos entrenamientos en el predio de la AFA en Ezeiza. (Foto: Constanza Niscovolos)

Cuenta también que los días allá “son muy intensos” y que aunque está “feliz”, sigue “sorprendida”.

“Estoy acá, en Francia, y no caigo de que estoy por disputar un Mundial. Ya me sorprende entrenar con las jugadoras de la Selección, que a la mayoría no conocía, y ya estar con ellas me hace decir ‘guau, no lo puedo creer, ya estoy acá’. Pisar los estadios de Primera con semejantes jugadoras es muy loco. Ahora solo me queda disfrutar y aprovechar todo a lo máximo. Hay que jugar y meter como lo hice siempre, no me achico con nadie”, afirma con un leve pero potente cambio de voz que agigantan sus 155 centímetros de altura.

Su arranque, lo sabe, no fue sencillo. Pasó de patear en la plaza con su papá a jugar con varones en Jóvenes Deportistas, un club que ocupa cuatro hectáreas en Villa Lugano y cumple un rol social muy importante para los pibes del barrio. “Cuando tenía 6 le gritaba a mi primo desde mi casa si podía jugar con ellos y él me decía que sí. Y a los 8 fui al club de mi barrio. La verdad es que nunca me incomodó jugar contra varones, pero porque no entendía mucho cuando era chica. Ahora que crecí me doy cuenta de que estaba muy mal que no hubiese fútbol femenino”, remarca.

Mirá también

El paso a River se dio cuando tenía 13 años. No le costó el cambio porque empezó con chicas de su misma edad, con la que se entendían y tenían “cosas en común”, algo que antes no había experimentado. Poco después, empezó a practicar con las más grandes y se fue adaptando. Así, llegó el debut en Primera. “Tenía 14 años pero no me costó. No estaba nerviosa pero sí muy ansiosa por jugar mi primer partido con River”, recuerda. 

La Selección no tardó en aparecer en su vida. Borrello la convocó cuando tenía 15 años y ella tuvo claro qué hacer: “Como era la primera, lo primero que hice fue avisarle a mi vieja; la llamé por celular y le conté. Se emocionó como yo. Fui muy feliz ese día”. Menos de dos años después, vive su primer Mundial e imagina un futuro en el exterior y estudiando el profesorado de Educación Física.

“Me encantaría jugar afuera, es a lo que aspiro y quiero llegar. Quiero vivir del fútbol femenino. Lastimosamente, hoy en día en Argentina no se puede así que prefiero irme afuera y seguir creciendo como persona y jugadora”, comparte.

Dalila Ippolito debutó con River en un partido frente a Estudiantes cuando solo tenía 14 años. (Foto: Constanza Niscovolos)

Pese a eso, los cambios de los últimos meses -entre los que está el anuncio de Claudio Tapia, el presidente de la AFA, de la creación de la liga profesional femenina- la ilusionan: “Creo que el fútbol femenino está creciendo día a día a pasos grandes. La profesionalización del fútbol femenino va a ser a largo plazo. No tengo dudas. Porque hoy en día las jugadoras del ambiente están dispuestas a darlo todo para que esto siga creciendo. Y no tengo dudas de que van a luchar por todo como lo estamos haciendo, juntas. Esto va a ser a largo plazo para que las jugadoras más chicas que van subiendo tengan lo mejor en un futuro”.

MFV

Articulos relacionados