Mundo freestyle, una pasión entre los más jóvenes: del under a ser reyes del streamingEspectáculos 

Mundo freestyle, una pasión entre los más jóvenes: del under a ser reyes del streaming

La crónica debería arrancar con un análisis exhaustivo entre la batalla que brindaron Trueno vs. Replik en la FMS (Freestyle Master Series) de Mar del Plata por la cuarta fecha de la primera liga profesional de freestyle de hip hop. Pero tiempo al tiempo, ya llegará la hora en que este deporte mental, que coquetea con la música, la improvisación y la poesía, desembarque en el interés colectivo. Ah qué, ¿ya está sucediendo? ¡Por supuesto! Tan sólo hay que darse una vuelta por YouTube y dejarse sorprender…

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Para el que no lo sabe, o no tiene con mucha actividad en plataformas como Instagram o Twitter, una pequeña reseña superficial sobre estos dos freestylers nombrados anteriormente: Mateo Palacios responde al alias de Trueno, tiene 17 años (nació el 25 de marzo de 2002) y en sus redes sociales cuenta con un caudal de casi 2 millones de seguidores; en tanto, Replik (Manuel Vainstein), de tan sólo 18 años, no se queda atrás y suma 1,2 millones de seguidores.

Son dos niños, y sus caras lo denotan. No pasa lo mismo con sus letras, en las cuales desprenden madurez, sabiduría, vivencias de barrio, calles y plazas recorridas. Hace rato dejaron de ser promesas para convertirse en pura realidad. Y de fondo subyace un mundo, proveniente de las plataformas streaming, que los impulsó, los cobija y reproduce a diario bajo una interminable catarata de “likes”.

Mirá también

El fin de semana, Clarín viajó junto al equipo de Urban Roosters, la empresa española encargada en llevar a cabo la organización de la Freestyle Master Series, y conoció los entretelones de un fenómeno que no para de crecer. Para poner en contexto, ya se disputaron cuatro fechas alrededor de todo el país: Córdoba, Santa Fe, Tucumán y, la última, en el complejo Gap de Mar del Plata. Con el dato que todos los eventos se realizaron con localidades agotadas.

Pero hay un doble sendero por donde transita el éxito para estos raperos. Más allá de llenar salas de teatro y estadios de todo el país, cada evento se transmite en vivo por el canal de YouTube de Urban Roosters. Y en el mundo 2.0 también rompen récords: mientras se desarrollaba la batalla entre Trueno y Replik, el pico de la transmisión llegó a 300 mil seguidores que los estaban siguiendo en vivo.

Trueno y Replik, jóvenes talentos del rap. PH: @Iorch.ROM

Para dejar en claro: el video de la batalla entre estos artistas “adolescentes”, a los pocos días de haberse publicado en YouTube, ya contaba con 2,6 millones de reproducciones. Y seguirá subiendo…

Números que sorprenden para una disciplina que casi no promociona sus eventos en la vía pública ni en los medios, pero que tiene mucha llegada en todo Latinoamerica y España a través de las plataformas digitales.

Seguramente, muchos padres se preguntarán en sus casas: ‘¿Qué es lo que ven nuestros hijos en YouTube o Instagram?’ o ‘¿Por qué están gritando “wuooooooooo” en frente de la pantalla? ¿Qué es lo que los motiva tanto?’ La fuerza de sus fanáticos, que se pasan horas y horas frente a las pantallitas de celulares o cualquier aparato que dispare brillo, hicieron aún más visible el fenómeno.

Con millones de likes y “me gusta” provenientes del mundo 2.0, la movida se disparó hacia lo masivo. El crecimiento de las competencias en el ámbito local fue exponencial a partir de las batallas de rap que surgieron desde las plazas. El ejemplo más emblemático fue el suceso que se generó allá por 2012 en el Parque Rivadavia gracias a la competencia del Quinto Escalón, piedra fundamental para que se cree una comunidad global de millones de seguidores en YouTube.

El freestyle comenzó siendo un fenómeno under, que se originó en las plazas entre grupos pequeños de artistas urbanos. Pero en los últimos años, y gracias a la revolución digital impulsada desde las redes sociales, hoy ya se genera un fanatismo alrededor del talento de los MC’s (Así se le dice a aquellos que hacen rap y además improvisan).

Dtoke, con 33 años, es el participante más experimentado. PH: @Iorch.ROM

Stuart, uno de los competidores más versátiles. PH: @Iorch.ROM

Mks: el barrio de La Paternal, representado en éste talentoso Mc. PH: @Iorch.ROM

Papo, Trueno, Replik, Cacha, Mks, Stuart, Klan, Dtoke, Nacho y Sub son de los freestylers más aclamados por el público y son quienes representan a la liga FMS a través de todo el país. Entre todos suman más de ocho millones de seguidores en Instagram, pero no se marean, gracias a un denominador común que se refleja en la experiencia vivida de la mayoría de ellos: saben lo que es pelearla desde abajo porque vienen desde allí…

Pero no es excluyente el haberse curtido en las competiciones de plazas. De hecho, empezó a salir una camada de niños raperos que sorprende. Aquellos que se criaron con YouTube también empiezan a hacer escuela desde sus casas. Y el caso más emblemático es el de Zaina. Este pequeño rapero de 15 años, el más joven de la competencia, se hizo aficionado de las batallas desde su computadora y, de tanto practicar, se sube al escenario junto a quienes fueron sus inspiraciones para batallar de igual a igual.

Zaina, la joven promesa del freestyle argentino. Tiene 15 años y ya compite contra los mejores del país y en países como Perú y Chile ya lo idolatran. PH: @Iorch.ROM

Con una voz aguda, lógica por su edad, el freestyler adolescente asombra al mundo del rap con su ingenio y flow, y en sus redes ya cuenta con 500 mil seguidores. Oriundo de Lima, la localidad en la que vive y que pertenece al partido de Zárate, el joven Lautaro (así todavía lo conocen en su pueblo) siempre es acompañado por su padre Sergio a las competencias.

Zaina tiene tan sólo 15 años y ya compite con los mejores. Enorme. PH: @Iorch.ROM

Poco a poco las historias de cada uno de ellos empiezan a resonar en el inconsciente colectivo de la gente. Los algoritmos de hilos de reproducción en YouTube, Twitter e Instagram, van hacia los millones de replicadores de su talento. Y claro, son el futuro para toda una generación que los disfruta, los consume y los idolatra.

En el mientras tanto, el género empieza a ganar notoriedad popular. Los canales de televisión, medios que antes no ponían el foco en ellos (al igual que los políticos), hoy se acercan y espían por una ventana, todavía no del todo abierta, cómo se está gestando esta revolución artística y digital. 

El Misionero, con toda su energía y garra, es el encargado de ser el maestro de ceremonias de la mayoría de los eventos de Freestyle.

Conocido en el circuito por sus gritos y arengas ante cada rima, El Misionero, quien es el maestro de ceremonia de los eventos de la FMS, tiene una perspectiva clara del despegue del freestyle en el país: “Esto que estamos generando no tiene techo. Los pibes inspiran a las nuevas generaciones a querer jugar con la palabra. La estamos rompiendo, es nuestro momento y tenemos la oportunidad y responsabilidad de demostrarlo”. 

Las batallas, eso que hace referencia a un concurso en el que dos o más raperos compiten entre sí utilizando letras y ritmos improvisados, básicamente se convierte en poesía en movimiento. Pero también tiene la modalidad deportiva del 1 vs 1, que convoca también a los amantes de las competiciones de cualquier tipo.

Tras las batallas, los rencores quedan de lado. Hay mucho compañerismo entre los Mc’s. PH: @Iorch.ROM

El juego de las rimas comienza. Y hay diferentes categorías para vencer al rival. A través de una pantalla, se proyectan diversas palabras inconexas que los freestylers tienen que unir en el momento dentro de una estructura de cuatro versos. Luego los ponen a pruebas en temáticas random impuestas en las que pueden hablar de actualidad, de películas, de objetos, personajes, etc.

Es allí donde la picardía y la inteligencia se unen para, con palabras, astucia y ritmo, competir contra el contrincante de turno. Uno de los puntos más altos de la batalla nombrada al principio de la nota fue cuando surgió la temática “Francotirador”. Tras una buena intro de Trueno -a recordar a este pequeño demonio del flow- llegó el turno de su rival, Replik: “Sobre el ritmo, hipnosis que te pinto, no sientes tus signos. Sos francotirador, pero no sos franco con vos mismo. Por eso te lo explico, lo divido en algoritmos, así es como te pinto, no me estanco en el barranco, sos un francotirador…manco”.

Lógico, sus rimas fueron festejadas a los gritos por todos los presentes. Y a su vez, en las redes se entretejieron cientos de videos sobre la gran batalla que brindaron estos dos talentos.

Cada vez más eventos de este estilo competitivo se realizan en el país. Incluso, varios de estos jóvenes están representando a la Argentina en batallas de rap internacionales que se realizan en España, México, Chile, Perú y con intenciones conquistadoras de alcanzar nuevos horizontes. Tal como ocurre con el póker, que en los últimos años se instaló como un deporte mental muy rentable, hay una meta que tienen los cerebros que organizan y llevan a cabo la Freestyle Master Series en Argentina: “Nuestra idea es que se convierta en un deporte olímpico. En los Juegos de la Juventud del año pasado lo probamos y la gente respondió muy bien”.

Símil al potrero, las jóvenes promesas surgen desde orígenes muy humildes. Algunos lo utilizan para expresarse, otros para divertirse. Pero a varios MC’s, esta actividad los sacó de lugares peligrosos y oscuros. En el juego encuentran sus destrezas. Y en la competición miden sus fuerzas. Así, como de Fuerte Apache o de Villa Fiorito saltaron al mundo Carlos Tévez y Diego Maradona, de plazas de Córdoba y de Caballito surgieron Paulo Londra y Duki, respectivamente, estrellas actuales del trap.

Los patrones parecen repetirse y los raperos despiertan en sus seguidores un fanatismo que rompe ya las fronteras de la virtualidad. Habrá que ver hasta cuando durará el legado de los nuevos reyes del streaming.

Articulos relacionados