Cómo fue el recital de Robert Cray: el blues en las mejores manosEspectáculos 

Cómo fue el recital de Robert Cray: el blues en las mejores manos

Escuchar a Robert Cray en vivo es una de las experiencias más intensas que puede ofrecer en la actualidad la escena del blues. Un guitarrista de una elocuencia y elegancia superlativa, que en Vorterix desarrolló -junto a su banda- un concierto impecable en el que recorrió parte de su historia musical. Un guitarrista de blues con una mirada genuinamente hacia adelante.

Robert Cray Band, con Robert Cray en guitarra y voz, Dover Weinberg en Hammond B-3, Richard Cousins en bajo y Terence Clark en batería. En Vorterix.

Newsletters Clarín

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Recibir newsletter

El blues supone un claro sentimiento que en las manos de Cray se vuelve amplio; un músico de un variado lenguaje que no se encierra en la tradición, sino que desde ella se lanza a crear su propia identidad.

Un narrador de historias que desde su guitarra logró una expresividad profunda sin clichés ni sobreactuaciones; cada uno de sus solos tuvo su propia dirección, su propia forma de ser tocado y eso le dio al concierto un interés permanente y esa ilusión en el auditorio de más y mejores blues.

Mirá también

Abrió el show con I Guess I Showed Her, de uno de sus grandes discos Strong Persuader (1986), un tema potente con ese espíritu soul, sello indeleble en la música de Cray. Siguió con The Same Love That Make Me Laugh, de su último disco Hi Rhythm (2017), más potente que la versión original y con una cadencia más pesada; su solo electrizante mostró que estaba en gran forma para el concierto.

Poor Johnny, de su disco Twenty (2005), es una canción soul suave, casi comercial que la elegancia de la voz de Cray y un solo tan cercano al blues lo rescató de convertirse en otro tema de la radio. El grupo, con Dover Weinberg en Hammond B-3, Richard Cousins en bajo y Terence Clark en batería, mostró ductilidad, construyó fácilmente los grooves para el lucimiento de Cray y tiene un preciso manejo de los climas.

En su plenitud artística: este jueves, Robert Cray cumplirá 66 años. En su show de Vorterix volcó toda su experiencia sobre el escenario.

Precisamente, vendrá “You´re Everything, de In My Soul (2014), una balada sencilla en la que Cray transmitió ese espíritu oscuro del soul; un cantante delicado y un solo soberbio, con influencias del genial Albert King, que fue ganando tensión hasta lograr un crescendo que terminó en una ovación del público.

Cray es un guitarrista con una faceta melódica muy marcada, que convierte sus blues en canciones; no es un músico que escriba linealmente, sus arreglos y cambios de climas consiguen darle a su música una riqueza especial. “Where Do I Go From Here y Won’t Be Comin’ Home mostraron exactamente ese espíritu de componer por afuera del estilo del blues, sin perder el espíritu. La segunda parte del concierto reunió quizás la parte más potente con composiciones como You Had My Heart, que cerró con un fade out interminable y de una calidad única, I Shiver o I Can´t Fail, en las que sus solos fueron una muestra de su calidad como improvisador y un estilista de creativa mente abierta.

Por ejemplo, en Enough For Me, su mano como compositor mostró a un músico de recursos, un tema cercano al soul que cambia en el estribillo a un encendido shuffle (muy B.B.King) que puso más calor a la noche de Vorterix.

Aspen, de su último disco y Just How Low fueron estaciones en el camino de Cray hacia un final intenso con Right Next Door y el casi frenético Forecast Calls For Pain, con el que cerró el concierto y que arrancó de la audiencia una larguísima ovación que dejó a Cray casi sin saber qué hacer, si seguir tocando o retirarse. Eligió retirarse para regresar y hacer dos bises: una extraordinaria versión de Nothing But A Women con un solo cargado de electricidad y Times Make Two, un tema que comienza suavemente y que apuntaba hacia una tranquila despedida… Terminó por convertirse en un tórrido blues de final de noche. El paso por Buenos Aires de Cray, que este jueves cumplirá 66 años, mostró que en él la vitalidad del blues sigue intacta.

Ficha

Calificación: Excelente

Robert Cray Band, con Robert Cray en guitarra y voz, Dover Weinberg en Hammond B-3, Richard Cousins en bajo y Terence Clark en batería. En Vorterix.

Articulos relacionados