Schiaretti pidió tres millones de boletas de FernándezPolítica 

Schiaretti pidió tres millones de boletas de Fernández

El gobernador de Córdoba Juan Sciaretti, que vio fracasar
dos intentos al límite de la ley para defender su boleta corta, quiere evitar
el papelón que implicaría pasar de sacar 50 puntos a salir tercero en Córdoba
sólo en un par de meses. Por eso el gobernador pidió que le manden urgente tres
millones de boletas a Alberto Fernández para poder repartirlas con la suya,
publicó hoy LPO.

La preocupación central de Schiaretti es que el experimento
de ir con boleta corta resulte un fiasco y lo deje atrás de Cambiemos y del peronismo,
por lo que balancea su apoyo en una estrategia ambigüa que puede fallar en
octubre. También se desató una polémica por una cuestionada página web que
enseña a armar las boletas en el domicilio.

Es que sus propios funcionarios comienzan a reconocer a los
medios locales que es necesario moderar las expectativas, en un indicio de que
creen que no lograrán renovar las bancas de Adriana Nazario y Juan Brügge que
vencen en diciembre y que es posible que terminen metiendo un solo legislador.

Como supo LPO, el acercamiento de Schiaretti al peronismo se
acentuó en los últimos días con su pedido de que le «manden ya» desde
Buenos Aires alrededor de tres millones de boletas de Alberto y Cristina
Kirchner, tan solo unos días después de almorzar con Omar Perotti, gobernador
electo en Santa Fe.

Como dio cuenta LPO, Schiaretti había lanzado una jugada
desesperada para para que todos los candidatos presidenciales compitan con
boleta corta en su provincia, una estrategia que impulsó el Frente Renovador
misionero y que parecía extenderse a los distritos donde los gobernadores no
apoyan a ningún candidato presidencial. Le salió mal porque la justicia rechazó
el pedido.

Entonces buscó estrenar una página web para que los
cordobeses pudieran armar su boleta, que les sería entregada a domicilio. Una
suerte de App con boletas armadas a domicilio, que les llegaban a quienes
validaran los datos con su celular. Se trató de una iniciativa tan polémica que
la Cámara Electoral debió salir a explicarle que era un delito porque viola el
secreto del voto.

La estrategia de Schiaretti de jugar a dos puntas y la serie
de intentos fallidos que lanzó para evitar los efectos adversos de la boleta
corta lo dejaron en el eje de la polémica y evidenciaron su falta de muñeca
para algunos temas, ya que él siempre se movió como un hombre de gestión
mientras José Manuel De la Sota era el que hacía política, en una ausencia que
se empieza a notar en la campaña.

Articulos relacionados