rick-nielsen,-de-cheap-trick:-rock-con-gorrita-y-mono,-un-billete-en-el-estomago-y-500-guitarras-en-el-roperoEspectáculos 

Rick Nielsen, de Cheap Trick: rock con gorrita y moño, un billete en el estómago y 500 guitarras en el ropero

La traducción literal de la expresión en idioma inglés Cheap Trick es “truco barato”. “Un truco que falsea al ingenio mediante el uso de dispositivos engañosos; quizás atendiendo a la estupidez o a los bajos deseos de quienes caen presa de tal engaño”, según se puede leer en la versión online del Urban Dictionary.

Un índice que como su nombre lo indica también hace mención al grupo de rock and roll del mismo nombre, que de la mano del cantante Robin Zander y el guitarrista Rick Nielsen puso en el mapa mundial a la ciudad de Rockford, Illinois, en los Estados Unidos.

Y la mención geográfica no es caprichosa: Nielsen nunca se mudó de su lugar de origen, y la Cámara de Senadores del Estado de Illinois declaró en 2007 que el 1ª de abril se celebra, en ese lugar, el Día de Cheap Trick.

Power pop ejecutado con todos los trucos del hard rock. Y conciertos que potencian esa fórmula que parece infalible, y lo es. Así se puede resumir, en dos oraciones, el estilo y la trayectoria de Cheap Trick.


Cheap Trick modelo Siglo XXI; la banda acaba de publicar un nuevo álbum, en el que ratifican su apuesta el buen rock. Foto Prensa Jeremy Harris

Los más neófitos podrán asociar al grupo al cover de In The Street de Big Star, que ofició de cortina de la sitcom de Fox TV That ‘70s Show. Los más veteranos recordarán aquel Cheap Trick at Budokan (1978), que de la mano de sus fans japoneses consagró a la banda en su país natal.

Y todos caerán rendidos ante el placer instantáneo que genera (re)escuchar hitazos como I Want You To Want Me, Dream Police, The Flame, sus versiones de Ain’t That a Shame de Fats Domino y la Don’t Be Cruel que popularizó Elvis Presley, y Surrender, entre otros.

Éxitos que le permitieron al combo ingresar al Rock & Roll Hall of Fame en 2016, y pavonearse con el look característico de saco, moño y gorra de Nielsen en contraposición a la postura rockera de Zander.

La salida de In Another World, vigésimo álbum de la banda, es la excusa perfecta para charlar vía Zoom con Nielsen, quien se encontraba en su casa de, claro, Rockford, Illinois, vestido con su uniforme reglamentario de guitarrista de Cheap Trick. A continuación, el diálogo.


Cheap Trick en los lejanos ’70; una banda que atravesó el tiempo con buena química. Foto Robert Matheu

Un mensaje positivo para la era post Trump

-¿Es verdad que el título In Another World está más referido a la presidencia de Donald Trump que al Covid 19?

-In Another World trata de dar un mensaje positivo después de estos años de Trump. Ese es el motivo por el cual grabamos Gimme Some Truth (Dame algo de verdad) de John Lennon. Después de tantas fake news, y tantas historias horribles y ridículas, necesitábamos hacer ese pedido.

Y podemos darle a Lennon tanto el crédito como la culpa de haber hecho esa canción. Nosotros no somos una banda política, de esas que están diciendo todo el tiempo lo que creen y lo que piensan. Desconfiamos de los políticos, por lo que queríamos dar otra visión.

-Ya que hablamos de Lennon, ¿qué nos podés contar con respecto a las sesiones de grabación de Double Fantasy, de las que fuiste parte?

-Me pidieron tocar en ese disco. Querían, para I’m Losing You y I’m Moving On, un sonido más grandilocuente y más pesado que el que estaba haciendo la banda en el estudio.

Fue una idea de Jack Douglas, quien en ese entonces nos estaba produciendo tanto a nosotros como a Lennon. Y así lo hicimos. Mi participación no fue usada en el disco original: mis tomas aparecieron en el Anthology de Lennon.

-También tocaste en el primer disco solista de Gene Simmons. Kiss y Cheap Trick son grupos que tienen cosas en común, en cuando a su propuesta de fiesta rockera; y mucho más en directo. ¿Qué recordás de tu participación en ese disco?

-Siempre me gustó Gene, y el sentimiento es mutuo. Una vez, en 1976, tocamos en el famoso Max’s Kansas City de Nueva York, antes de que saliera nuestro primer disco. Debería haber treinta personas en total, y una era Gene. En medio del show, Gene tiró un billete de cien dólares al escenario, y yo me lo comí. Creo que me llamó para su disco porque quería que le devolviera el dinero (risas).


Cheap Trick modelo Siglo XXI; la banda acaba de publicar un nuevo álbum, en el que ratifican su apuesta el buen rock. Foto Prensa David McClister

Serás lo que debas ser, y entonces serás Cheap Trick

-¿Cómo consiguieron dar con ese sonido tan característico de Cheap Trick, que combina power pop con hard rock? ¿Y cómo sentís que evolucionó ese sonido?

-Somos más pop o más hard de acuerdo a lo que pida cada canción. Siempre le decimos a la gente que nunca tratamos de ser algo que no somos. No queremos sonar como Led Zeppelin, o como Metallica. El público lo sabe, y nos agradece por eso.

En cuanto a la evolución sonora, aún toco con los mismos amplificadores que me mandé a hacer en 1977, diseñados por el propio Paul Rivera para Fender, antes de que fundara su propia compañía, con micrófonos y transformadores más pesados y especiales. Ese es mi sonido desde aquel entonces.

-Es curioso que toques aún hoy con esos amplificadores y no los hayas cambiado, más allá de que sean un objeto único y de colección, siendo vos mismo un conocido coleccionista de guitarras eléctricas… ¿Cómo elegís qué guitarra tocar, por ejemplo, en una grabación?

-En total tengo quinientas guitarras. Sólo en esta habitación tengo siete. Ahora estoy usando esta Fender de 1962 (la muestra a la pantalla del Zoom). Tengo Les Pauls, tengo Telecasters, y muchas más.

Y tengo una lista de cada una de ellas con sus características particulares para ver cual puedo usar en el estudio de acuerdo a cada canción.


Cinco en una: una de las guitarras más extravagantes de Rick Nielsen. Foto AP Photo/Seth Wenig

-Kurt Cobain supo decir que Nirvana sonaba como Cheap Trick pero con guitarras mucho más fuertes. ¿Cuál es tu sensación al haber influido en grupos como Nirvana, Green Day o Smashing Pumpkins, por citar algunos?

-Es muy bueno haber significado tanto para esos músicos, es un cumplido. Igual quiero decir algo: cuando Cobain decía que Nirvana era como Cheap Trick pero con guitarras mucho más fuertes, yo digo que mi guitarra siempre sonó fuerte, ¡y ahora mucho más! (risas)

-Uno de los fuertes de Cheap Trick fueron los shows en vivo, desde Cheap Trick at Budokan. ¿Cómo sienten esta falta actual de conciertos por culpa del Covid 19, y como pensás que será la vuelta, tanto de ustedes como de otros grupos?

-No poder tocar no es muy inspirador que digamos. Pero nadie puede tocar. Entonces, me siento mal, pero no tan mal; porque estamos todos en la misma. Cuando podíamos tocar, tocábamos un montón.

En el futuro, cuando los shows vuelvan, creo que serán mucho más apreciados, porque todos recordaremos este momento. Es algo natural: ahora que no podés hacer algo, más querés hacerlo.

Creo que ese regreso, cuando se dé, será algo bueno para todos: para nosotros, para la gente y para la industria. Estoy vacunado con las dos dosis, así que falta cada vez menos.


Rick Nielsen de elegante moñito y gorrita, un sello de fábrica que identifica al guitarrista desde los inicios de la historia de Cheap Trick. Foto Prensa Carla Dragotti

La pinta es lo de menos

-¿Qué podés contarnos sobre tu look de gorra, moño y saco? ¿Cómo se te ocurrió?

-Como ya te dije, nunca quise ser algo que no soy. Y sé que no soy un tipo fachero como Keith Richards o Jimmy Page, que eran los modelos a seguir cuando empezamos. Siempre quise divertirme y también ser un songwriter, algo que es muy importante para mí.

Por ejemplo, mi guitarrista favorito de todos los tiempos es Jeff Beck. Nunca seré tan bueno como él, pero nunca intenté ser como él, tener su mismo estilo. Yo sé que soy un buen guitarrista rítmico, no soy un tipo de hacer solos. Pete Townshend es igual, lo mismo que Lennon. Ese es el feeling que amo al tocar, y al escribir canciones.

E.S.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados