el-show-de-elisa-carrio:-festejo,-mariachis-y-criticas-y-elogios-a-mauricio-macri-y-horacio-rodriguez-larretaEconomía 

El show de Elisa Carrió: festejo, mariachis y críticas y elogios a Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta

El ex presidente de la Nación, el dirigente opositor mejor perfilado para la carrera de 2023, el candidato y la candidata ganadores en provincia y Ciudad de Buenos Aires en las últimas elecciones legislativas. Todos, en primera fila, fueron testigos de un verdadero show de Elisa Carrió en el acto que la Coalición Cívica realizó en Open Door para celebrar sus 20 años. Con mariachis incluidos, que le dedicaron un repertorio especial a ella, que se robó la escena y dejó, por un rato al menos, a sus invitados estelares como actores de reparto.

En modo superstar, vestida con un largo vestido lila -a tono con su apodo-, un collar de perlas como accesorio principal, lentes y pelo atado, Carrió habló durante 30 minutos exactos frente a los principales referentes de la primera plana de Juntos por el Cambio. No faltaron chicanas, guiños y pedidos de autocrítica, principalmente dirigidos a Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, los dos dirigentes centrales de la coalición en la carrera hacia 2023, aunque también hubo cuestionamientos a la Unión Cívica Radical, el otro gran socio de la coalición.

“No se peleen entre ustedes por los cargos. Las personas hacen a los cargos y no los cargos a las personas”, lanzó Carrió, sin dar nombres, pero con Macri y Rodríguez Larreta sentados enfrente. El ex presidente se ubicó en la silla pegada a la de ella en la previa al discurso, con su esposa Juliana Awada a su lado y el jefe de Gobierno porteño, más los diputados electos Diego Santilli y María Eugenia Vidal, que se sentaron al costado. A su izquierda, la ex diputada le reservó un lugar especial a Mario Negri, uno de los pocos diputados del radicalismo que dijo presente en la fiesta de la CC, en la Picaza Polo Club.

Elisa Carrió, rodeada por toda la primera plana de Juntos por el Cambio.

Hacia Macri, a quien se vio cómodo, con pantalón y camisa celeste suelta, volvió a mostrar ese afecto que viene exteriorizando desde que se formó Cambiemos, en febrero de 2015, y que se mantuvo, aun con cortocircuitos, en los cuatro años que gobernó. Al ex presidente le dejó algunas caricias, pero no estuvo exento de tirones de oreja.

Tuteándolo por momentos y en otros tratándolo de usted, le dijo: “De qué sirve que siempre le diga que sí, presidente. Lo acompañé, hasta el final. No se puede quejar usted, no se puede quejar, le paramos los golpes y fuimos el primer gobierno no peronista que terminó el mandato. Hicimos historia, y la hiciste, porque si querés que te abracen todos ahora, no; la historia se hace sin reconocimiento, eso es hacer historia”. Carrió en estado puro.

A los radicales, les recordó viejos recelos, bajo la mirada de Negri. “El partido que más traicionó es el que más amé. Pero son mis hermanos, no voy a quitar esa hermandad, aunque no se puede seguir siendo amigo de toda la vida de “Coti” Nosiglia”, dijo en lo que pareció un mensaje directo hacia Martín Lousteau, referente del radicalismo desde Evolución y quien, según fuentes de su entorno, no fue invitado al evento. A Negri, además, le recordó que “cuando yo era paria, Marito, vos no te acercabas a mí; fui yo la que me acerqué a vos y amé a tu familia y a tus hijos”.

“Uno amigos tiene que dejar en el camino, eh”, terminó advirtiendo Carrió. El mensaje también pareció direccionado a Rodríguez Larreta el día después de haber declarado, en una entrevista con Clarín que la “espanta” el vínculo que tiene con Sergio Massa. Su mensaje hacia el jefe de Gobierno porteño fue breve, pero con críticas, más allá de haber repartido algún elogio.

Elisa Carrió, en el acto que realizó por los 20 años de la Coalición Cívica.

“Le voy a contestar un poquito a Straface -Fernando, secretario general y de relaciones internacionales de la Ciudad y armador electoral-, que hizo una campaña espantosa, porque vos no podés someter a una candidata -por Vidal- a diez viajes por día“, apuntó. “Vos sos el mejor gestor de la Argentina”, le reconoció, al tiempo que pidió aplausos para él de los presentes. 

También bajó un aviso de cara al armado de la oposición en el Congreso de la Nación. “Si no ponemos caras decentes, experimentadas y sin demasiados antecedentes de todo tipo, les va a estallar la figura en la cara de todos ustedes. Porque yo no me callo más. Sepan lo que eligen en las presidencias de los bloques”, pidió, a los gritos.

La ‘boda del año’ y los invitados VIP

Cerca de las 10.30, apenas fueron llegando los primeros militantes al predio de Open Door donde la Coalición Cívica celebró su vigésimo aniversario, alguien soltó “parece un casamiento”, en referencia al armado de las sillas y mesas dentro y fuera de una carpa gigante instalada al costado de un campo de polo.

Detrás de allí, a partir del mediodía, arribaron a un VIP especialmente instalado los dirigentes de más renombre de Juntos por el Cambio. Primero llegó el presidente de la CC, Maxi Ferraro, pero luego se sumaron Graciela Ocaña, de Confianza, y el electo diputado radical Mario Barletta.

Recién después de las 13 llegó el helicóptero de Mauricio Macri, con su esposa Juliana Awada y su asesor Darío Nieto. El ex presidente saludó a cada uno de los presentes, entre los que estaban dos que fueron ministros de Economía en su mandato, como Alfonso Prat Gay y Hernán Lacunza, y también a quien fuera su vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, amigo de Carrió, que reapareció después de mucho tiempo. Y a su primo, Jorge Macri, actual intendente de Vicente López y una carta, según se supo esta semana, para la jefatura de gobierno porteño dentro de dos años.

Pocos minutos después llegó la troupe larretista, con el jefe de Gobierno y Diego Santilli, que viajaron en el mismo auto. De gorra y jeans oscuros y remera blanca, Rodríguez Larreta se saludó brevemente con Macri, que intercambió algunas bromas con el “Colo”, a quien felicitó por el reciente título de River. Vidal llegó sobre la hora, y también se fue poco después de que hablara Carrió. Sorprendió la ausencia de Patricia Bullrich, presidenta del PRO, que se esperaba que estuviera.

Además, entre otros funcionarios presentes, sobresalió la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat porteño María Migliore, al igual que el vicepresidente primero de la Legislatura, Agustín Forchieri, que tampoco faltó a la fiesta de Lilita.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados