la-curiosa-definicion-de-sergio-berni-sobre-javier-milei:-“es-una-persona-con-la-que-me-tomaria-unos-vinos”Economía 

La curiosa definición de Sergio Berni sobre Javier Milei: “Es una persona con la que me tomaría unos vinos”

Sergio Berni habló sobre la crisis que afecta al oficialismo y advirtió que el escándalo que generó la fiesta que Fabiola Yañez organizó en plena cuarentena en la quinta de Olivos, y de la que participó Alberto Fernández, “causó un daño profundo” en el Frente de Todos. Además acusó al Gobierno de haber “defraudado” al electorado, como en su momento advirtió Cristina Kirchner.

Sin embargo, más allá del análisis de la interna del oficialismo que el ministro de Seguridad bonaerense hizo en su paso por La Rosca, el programa que conducen Eduardo van der Kooy y Daniel Fernández Canedo, por TN, lo que llamó la atención fue la definición que dio al ser consultado sobre la figura de Javier Milei.

“No puedo hablar mucho de Milei porque me cae muy simpático“, arrancó Berni al hablar sobre el libertario. Y luego, el ministro de Axel Kicillof se despachó con una serie de elogios a la figura del diputado nacional por La Libertad Avanza. “Milei me parece una persona muy inteligente, de quien sería amigo, con quien me tomaría unos vinos y me comería un asado“, añadió para insistir luego: “Me cae muy bien”.

A diferencia de la lectura que hace la mayoría de los dirigentes políticos, de que el economista surgió como un hartazgo de la sociedad, Berni hizo su propio análisis sobre el crecimiento del referente del liberalismo local.

Sergio Berni dijo que podría ser amigo de Javier Milei. Foto: AFP

“Todos hablan de Milei como la exteriorización de la insatisfacción, pero la política al igual que muchas otras ciencia responde a las leyes de la naturaleza y dentro de las leyes de la física, Milei responde al principio de acción y reacción“, teorizó el ministro provincial.

Cuando se le pidió que profundice un poco su análisis, Berni señaló que “el fenómeno Milei responde a un fenómeno reactivo” de los jóvenes frente a las restricciones que sufrieron durante los dos años de la pandemia del coronavirus. “No le quito merito a Milei”, aclaró, enseguida, el funcionario.

La Fiesta en Olivos y su impacto en el Frente de Todos

“La Argentina tiene que encontrar el rumbo que perdió” repitió Sergio Berni para marcar sus diferencias con el Gobierno nacional aunque estimó que si las elecciones fueran en los próximos días, el oficialismo, enrolado en el albertismo, “estaría peleando el balotaje” con Juntos por el Cambio.

No obstante, el ministro de Seguridad aclaró que “no” votaría la reelección de Alberto Fernández y sobre una posible candidatura de Cristina Kirchner dijo que “hoy no la votaría”.

Sin embargo si dio su apoyo a la reelección del gobernador bonaerense. “A Kicillof lo votaría con las dos manos. Él dijo que tiene toda la vocación de ser candidato a gobernador y va a ser acompañado por el pueblo bonaerense”, expresó.

En otro orden, Berni habló del escándalo generado por la fiesta que Fabiola Yañez organizó en plena cuarentena en la quinta de Olivos y que volvió a ser noticia esta semana luego de que el juez Lino Mirabelli dictara el sobreseimiento de los imputados y el cierre de la causa.

Al respecto, Berni fue contundente al afirmar que el festejo por el cumpleaños de la Primera Dama provocó “un daño profundo” hacia el interior del Frente de Todos. “Nos dolió a todos y nos costó muy caro como espacio político. A partir de esa foto, el daño que le generó al espacio político fue el puntapié inicial de los desencuentros”, puntualizó el dirigente.

“Muchos compañeros pensaron que era un episodio que no tenía implicancia política, pero se empezó a perder la credibilidad del Presidente y así pierde sustentabilidad cualquier proyecto político”, añadió.

Una fotografía de Alberto Fernández junto a la primera dama Fabiola Yañez y un grupo de amigos en la Quinta de Olivos durante la cuarentena estricta del año pasado.

Cuando se lo consultó sobre las declaraciones de la expresidenta en las que advirtió que el gobierno defraudó a su electorado y es el causante de la pobreza en la Argentina, Berni fue precisó: “No tengo ninguna duda”.

Fue ahí cuando se le preguntó si está alejado del Gobierno. “No es que estoy abierto de este Gobierno, soy coherente entre lo que pienso y digo”, agregó. Incluso apuntó que “a pocos días de haber asumido el Presidente de la Nación era el único que se atrevía a levantar la voz”.

“En plena pandemia, cuando el Presidente tenía el 90 % de aceptación pública me decían que estaba loco por confrontar con él. Este proyecto político, que nos costó mucho defender ante cuatro años siendo oposición, le estaban generando un daño que después iba a ser tarde”, dijo.

Pero no sólo se manifestó alejado del Gobierno nacional sino que también ratificó su distanciamiento del kirchnerismo. “Me da mucha pena porque milite incondicionalmente y con mucha lealtad durante 34 años en un espacio que tenía una base firme, una proyección, un modelo de país, pero en este menjunje que se hizo por ganar una elección se desdibujó y perdió su impronta”, expresó.

Y en su percepción, el ministro advirtió que “el kirchnerismo se diluyó tanto o más que el resto de aquellos que conformaron el frente con una sola mirada, que era una mirada táctica electoral. Se olvidaron que además de ganar las elecciones había que gobernar“.

El macrismo no puede gobernar

Dentro de las definiciones que dejó este viernes el ministro de Seguridad bonaerense, una de las que más llamó la atención estuvo vinculada con la situación económica. Al respecto, Berni negó que la Argentina esté al borde de una catástrofe económica.

“Todos creen que estamos ante una catástrofe económica pero hay posibilidades de poder transitar y llegar con crecimiento y distribución” a las elecciones presidenciales del próximo año, dijo. Incluso desestimó que el problema madre de este Gobierno sea la inflación. “Obviamente que un 70 % de inflación es un problema económico fuerte. Pero si no se arregla el problema político, el problema económico no se arregla”, avisó.

Metido en la expectativa que despierta la elección de 2023, Berni también fue contundente al analizar las chances de la principal fuerza opositora. “El macrismo creo que no puede ganar, no soy tan pesimista”, ensayó el ministro para luego cargar contra Alberto Fernández.

“¿Este presidente es peronista?”, se preguntó para enseguida responderse: “Es un presidente que se autodefine como socialdemócrata. es un presidente que se siente más cerca de la cultura hippie que de las 20 verdades peronistas”.

En este sentido señaló que “el Frente de Todo se convirtió en algo etéreo” y fundamentó que “el presidente del Partido Justicialista a nivel nacional es el presidente de la Nación y opina totalmente lo contrario a lo que opina el presidente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires”. Por eso, el funcionario explicó que “si hay algo que perdió este espacio político es coherencia”.

Así, Berni subrayó que de la actual crisis política que afecta al oficialismo “se sale aplicando la doctrina peronista”. “No se está llevando a cabo y estos son los problemas, el peronismo se transforma en un marketing político y se aleja muy fuertemente de su doctrina y hasta que no vuelva a las bases va a seguir siendo esto: nada”, concluyó.

GRB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados