comic-con-y-robert-patrick:-terminator-2,-peacemaker-y-su-conexion-argentinaEspectáculos 

Comic Con y Robert Patrick: Terminator 2, Peacemaker y su conexión argentina

Aquellos que lo recuerdan como el antagonista de Arnold Schwarzenegger en Terminator 2: El juicio final (1991), el robot T-1000 hecho de metal líquido y que cambiaba de forma, seguramente se sorprenderán al ver a Robert Patrick en la Argentina Comic Con este fin de semana, en Costa Salguero. Y no por su presencia -es una de las figuras visitantes extranjeras-, sino por cómo cambió su físico.

Claro que quienes lo vieron este año en Peacemaker, la serie de James Gunn derivada de El Escuadrón Suicida, como Auggie, el despreciable padre del personaje de John Cena, si se lo cruzan caminando por Buenos Aires lo reconocerán de inmediato.

Alto, mide 1,82 metro, está corpulento y es sumamente amable. El mayor de cinco hermanos -uno de ellos es Richard, líder de la banda de rock Filter, que fue guitarrista de los Nine Inch Nails-, Robert tiene 63 años, lleva casado 31 años y tiene dos hijos.

Robert Patrick como el T-1000 en “Terminator 2”, en 1991. Joven, delgado y malvado. Foto Archivo Clarín

Además de las producciones mencionadas, participó en la dos últimas temporadas de X Files: Los Expedientes secretos X y supo tener un papel recurrente en Los Soprano.

“Ustedes podrían ser una de las naciones más grandes del mundo en este momento”, sorprende en un momento de la entrevista en Costa Salguero. Robert Patrick estará en el Main Stage -que este año está al aire libre- este sábado 21 a las 18, y el domingo 22, a las 14.30.

Con Schwarzenegger en el filme de James Cameron. “‘Terminator’ da miedo, pero ‘Terminator 2’ es la mejor, una película mucho más pulida”.

-¿Cuánto cambió tu carrera el interpretar al T-1000 en “Terminator 2: El juicio final”?

-Bueno, soy muy afortunado de haber obtenido el papel T-1000. Y fui muy afortunado de que James Cameron estuviera buscando a un desconocido para interpretar ese personaje. Y tuve un gran agente, Darryl Marshak, que me aguantó y soportó, y que me presentó y me describió como una especie de combinación de James Dean y David Bowie.

¿Cómo entró a “T2”? “MI agente me describió como una especie de combinación de James Dean y David Bowie”, dijo Robert a Clarín.

Y cuando miro hacia atrás a cómo me veía en ese momento, diría que era una descripción bastante precisa, y por suerte encajaba con la mirada que buscaba James. Si observás las opciones de casting que tenía James, hay una similitud entre las personas que eligió. Eddie Furlong y yo tenemos una similitud. Linda (Hamilton) y Arnold (Schwarzenegger). Es interesante, es interesante.

-Sé que tuviste un tremendo entrenamiento para esa película.

-Dios mío, fue tan intenso… Tenés que tener una preparación física para ponerte en forma para interpretar al T-1000. Me entrené con un comando de las Fuerzas Especiales de Israel llamado Uzi Gall. Eso fue súper intenso. Hicimos todo tipo de cosas, desde judo, entrenamiento con armas, carreras de velocidad.

Robert Patrick tuvo un entrenamiento intenso para “T 2”. “Hasta desarrollamos la manera de correr y caminar”, contó.

Cómo corríamos… Desarrollamos la manera de correr y caminar. Pero la actividad física completa que hice, realmente era necesaria para la representación de ese personaje. Y tenías que creer que podías hacer todas las cosas que me ves haciendo.

“La mejor de las ‘Terminator'”

-¿Viste las otras películas de la saga de “Terminator”? ¿Cuál es tu opinión?

-Creo que Terminator 2 es lo mejor de toda la franquicia. Terminator fue una gran película. Da mucho miedo y tiene aspectos de bajo presupuesto, que la mirás y tiene una especie de aura de producción barata, que no creo que se haya duplicado en T2. Terminator 2 es una película mucho más pulida y bien producida. Evidentemente las diferencias de presupuesto están ahí, pero sí, la historia es la del Bien contra el Mal, la tecnología ha superado a la humanidad, y la humanidad tiene que contraatacar usando la tecnología para luchar contra la tecnología. Fue sumamente interesante.

Como el supremacista de “Peacemaker”. Robert Patrick también participó de “The Walking Dead”, serie de la que era fan.

-Auggie, tu personaje, el padre del protagonista, no termina bien en “The Peacemaker”, pero ¿existe alguna posibilidad concreta de que regreses a la serie de James Gunn como White Dragon?

-Creo que sí, como un fantasma, sin estropearlo para todos. Pero la última toma del último episodio de la serie te muestra a Peacemaker (John Cena) sentado en su porche delantero, tomando una cerveza y relajándose. Se acabó la historia. Y cuando la cámara sale, su padre se une a él y se sienta a su lado. Y te hacés una idea de que su padre todavía habita por ahí.

Además, le digo eso de que “tal vez pudiste matarme, pero no iré a ninguna parte. Todavía vivo en tu cerebro”. Mmm… Y eso es una especie de pista de qué se puede esperar. Y realmente desata algunas posibilidades para todo tipo de situaciones en las que el padre podría aparecer y molestar a John durante su vida.

Junto a John Cena en “Peacemaker”, la serie de James Gunn derivada de “El Escuadrón Suicida”. Foto HBO Max

-Habrá nuevas aventuras.

-Nuevas aventuras, tal vez…

-“Peacemaker” es una serie políticamente muy incorrecta, ¿qué fue lo más divertido de estar en ella?

-Lo bueno de Peacemaker es que puedo interpretar a un ser humano tan despreciable. Y, sin embargo, estábamos realmente divirtiéndonos dentro de ese mundo. Estás hablando de algunos temas muy actuales que son muy relevantes, pero podemos abordarlos desde un punto de vista humorístico, razón por la cual me metí de buena gana en la serie.

Patrick es amigo de la salteña Luciana Pedraza, la esposa de Robert Duvall. Por eso conocía algo de la Argentina. Foto: Andrés D’Elia

Quiero decir, cuando tenés que interpretar a un hombre horrible, supremacista blanco lleno de tanto odio, saber que también nos estamos divirtiendo con eso… Eso es lo que lo hace interesante en realidad.

-¿Qué recuerdos tenés de tu paso por “X-Files, Los Expedientes secretos X”?

-John Doggett fue uno de mis personajes favoritos, de todos los que he interpretado en mi carrera. Amé ser un protagonista romántico. Me encantó trabajar con las damas Gillian (Anderson, la agente Dana Scully) y Annabeth (Gish, que interpretaba a Mónica Reyes), no necesariamente en ese orden, podría ser al revés, ¿sabés?

Con Gillian Anderson, en “Los Expdientes secretos X”.

Realmente amo eso. Es más o menos lo que pensé que iba a hacer cuando llegué a Hollywood. O al menos esperaba que iba a ser el chico bueno por una vez. Al menos una vez. Realmente no me di cuenta de que iba a ser un mal tipo. Porque ya sabés, una vez que te eligen de esa manera, ésa es la forma en que te perciben en Hollywood. Y vas, quedás pegado a eso.

Y aqui, con Annabeth Gish, que interpretaba a Mónica Reyes en la serie de Chris Carter.

Pero busco más y más oportunidades. Y puedo interpretar, tal vez, a un tipo duro, como lo hice en Scorpion. No sé si conocen a Scorpion aquí en la Argentina o no, pero fue un programa para CBS en el que yo era una especie de individuo tosco con un corazón de oro. Disfruté mucho de esos personajes.

En “Scorpion”. “Yo era una especie de individuo tosco con un corazón de oro”, dice de su personaje.

-¿Qué sabías de la Argentina antes de venir a la Comic Con?

-Lo que conozco de la Argentina es el tango, que tienen buen café y excelente carne. Tengo una amiga que es argentina. Está casada con un amigo mío, el actor Bobby Duvall (se refiere a la salteña Luciana Pedraza, casada con el actor de El Padrino y Apocalypse Now), que es un gran fan del tango. No quiero revelar dónde me alojo, pero Bobby es un buen tipo y su esposa es una mujer muy agradable.

En la Comic Con le regalaron una camiseta de la Selección Argentina. Foto: Andrés D’Elia

Disfruté de la Argentina antes, en su granja en Virginia, en las afueras de Washington, D.C., y espero volver a verlo pronto. Pero tu pregunta fue más sobre la Argentina. Y realmente solo sabía lo que te mencioné. Pero me ha fascinado, éste es un país interesante.

La española Itziar Ituño y Robert Patrick, las dos figuras internacionales de esta edición de Argentina Comic Con.

Y cuanto más escuchás al respecto, sé que en un momento la Argentina tuvo un producto nacional bruto muy, muy grande. Fue como la séptima economía más grande del mundo en cierto punto. Entonces, desde un punto de vista político, el impacto que tiene en el mundo y el potencial que tiene para crecer y dónde se encuentra políticamente y todo eso, es muy, muy intrigante, creo, para el resto del mundo.

Ustedes podrían ser una de las naciones más grandes del mundo en este momento. Así que es emocionante estar aquí y conocer a todos ustedes.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados