se-rompio-la-tregua-y-vuelven-a-levantar-las-barreras-de-la-autopista-buenos-aires-la-plataEconomía 

Se rompió la tregua y vuelven a levantar las barreras de la Autopista Buenos Aires-La Plata

El miércoles se abrió un compás de espera, pero fracasaron las negociaciones. Piden que aparten al presidente de Aubasa.

23/09/2022 12:03

Actualizado al 23/09/2022 12:03

La tregua en el enfrentamiento de los trabajadores de peajes con Aubasa se sostuvo apenas por 48 horas. Desde la madrugada de este viernes, las barreras en la autopista Buenos Aires–La Plata y en el corredor de la costa Atlántica se volvieron a levantar después de que fracasara una negociación del gremio con el gobierno bonaerense.

El conflicto asomó hace diez días cuando el Sindicato Unico de Trabajadores de Peajes y Afines (Sutpa) —que lidera Facundo Moyano— decidió suspender el cobro del servicio en el camino que une la capital Federal y la bonaerense. Reclamaban la remoción del presidente de la compañía estatal, Ricardo Lissalde (que responde al sector político de Sergio Massa). Lo acusan por el incumplimiento de acuerdos paritarios, por el despido de trabajadores y autoridades jerárquicas sin causa justa y por “maltratos” contra los trabajadores.

Así, el corredor vial permaneció una semana con las vallas de los puestos de cobro levantadas. Hubo un intento del Ministerio de Trabajo de Nación para acercar las partes, pero no dio resultados.

Sin embargo, el miércoles se abrió otro canal de diálogo: se sumaron a la discusión Axel Kicillof y su ministro de Trabajo, Walter Correa. Con la intervención del gobernador, el Sutpa aceptó suspender las medidas de fuerza y volvieron a activarse las cabinas. Los días hábiles la autopista Buenos Aires-La Plata recauda casi 20 millones de pesos en tickets.

Las gestiones fueron al más alto nivel. Moyano —fundador del gremio de los peajes y exdiputado del Frente de Todos— participó en esa mesa de discusión. Pero otra vez todo volvió a “fojas cero”. “El gobernador no asumió ningún compromiso. Nuestro pedido principal sigue siendo que desplacen a Lissalde, porque no podemos tener como conductor de la empresa a alguien que no respeta a los trabajadores”, dijeron fuentes ligadas a la negociación.

Moyano cuestionó el manejo administrativo de la empresa. “Tiene una tarifa de dos pesos por kilómetro, cuando los accesos a CABA que maneja el gobierno de la Ciudad cobran hasta 60 pesos por kilómetro. Hacen populismo pero destruyen Aubasa y el sistema de autopistas”, se quejó el hijo del histórico dirigente Hugo Moyano.

La Plata. Corresponsalía.

Noticia en desarrollo.

LGP​

Articulos relacionados