Bebel Gilberto, la hija del gran Joáo, habla del disco en que homenajea a su padre, creador de la bossa nova

La prestigiosa y refinada cantante Bebel Gilberto acaba de lanzar mundialmente su álbum número doce (si contamos los discos de remixes) que se titula Joáo. Es un sentido homenaje al enorme Joáo Gilberto, su padre, creador del género de bossa nova junto a Antonio Carlos Jobim.

Desde su casa en Río de Janeiro atiende a Clarín y se entrega a una conversación distendida y muy cordial, matizada por sus inefables salidas humorísticas.

Bebel exhibe un humor a prueba de balas. Y su belleza, que la tiene a raudales, reside más que nada justamente en esa personalidad fuerte, explosiva, luminosa y absolutamente jocosa.

Bebel Gilberto encaró un regreso a las raíces, a pesar de ser experta en unir bossa nova con música electrónica. Foto de prensa.

Bebel Gilberto encaró un regreso a las raíces, a pesar de ser experta en unir bossa nova con música electrónica. Foto de prensa.

Isabel Gilberto de Oliveira sabe reírse. Y eso, es de sospechar, le ha salvado la cabeza en los peores momentos de su vida. Pero ahora, vía zoom, hablaremos de los buenos, de los mejores.

Regreso a las raíces y «Papito»

-Hola Bebel ¿cómo estás?

-¡Hola! ¿Qué te parece, hablamos en español, inglés, francés, o portugués?…

-En lo que quieras. Van casi siete años que no venís a Argentina; la última vez fue cuando presentaste tu disco «Tudo», en el 2016.

-Ufff… sí, mucho tiempo ¿verdad? Pero ya voy a regresar.

-¿Cuando surgió la idea de grabar este álbum?

La tapa del nuevo disco de Bebel Gilberto.

La tapa del nuevo disco de Bebel Gilberto.

-En el 2021 me fui a los Estados Unidos para darme la vacuna (contra el Covid). Entonces me encontré con Thomas “Doveman” Bartlett, un productor reconocido con quien yo había grabado mi disco Agora (de 2020), un álbum que pasó algo “batido” (desapercibido), como decimos acá en Brasil.

Le pregunté si podíamos hacer un disco nuevo. Y comenzamos a buscar músicas de papá, y escoger las que más me agradaban.

-Tu música suele ser un crossover entre la bossa nova con música mucho más moderna, incluso electrónica, pero este nuevo disco es como un regreso a las raíces.

-Sí, y también es un homenaje a mi papito (N. de R.: así lo llama). ¿Sabés? No busqué el camino fácil, que hubiera sido grabar sus canciones más conocidas y famosas. Busqué las que me tocaban el corazón.

Pienso que fue todo un proceso. Porque no era que lo quería hacer tipo “como es un tributo entonces ¿por qué no canto las canciones más famosas de él? Fijate que no grabé Corcovado o Garota de Ipanema. Busqué las músicas que tenían que ver con mi personalidad, con mi infancia, con mi crecimiento al lado de papito. No buscaba el éxito, sino simplemente determinadas canciones que me conmueven.

-Vas a comenzar en pocas semanas a presentar tu nuevo disco y darás inicio a un tour mundial. ¿Tenes pensada una pata sudamericana de esa gira?

– Obviamente, una pata, dos patas, cuatro patas, jajaja. Pero va a ser el año que viene, y también lo haré aquí en Brasil. Ahora mismo la vida está un poco difícil acá. Por eso comienzo en los Estados Unidos, y luego será Europa y Asia. Todo eso antes que América del Sur. Sé que es una cosa un poco maleducada de mi parte quizás, pero es lo que la vida impone.

Rodeada de grandes

Bebel Gilberto pertenece a una estirpe de enormes artistas. Músicos y músicas que han derrochado talento como compositores e intérpretes, grabando álbumes imprescindibles y fatigando escenarios de todo el planeta. Imponiendo nuevos estilos y tomando riesgos.

Bebel Gilberto de pequeña, con su padre, tal como se ve en la tapa del último single que editó.

Bebel Gilberto de pequeña, con su padre, tal como se ve en la tapa del último single que editó.

-Tu padre fue Joáo, tu madre la exquisita cantante Miúcha. ¡Y para colmo tu tío es Chico Buarque! ¿Vivir en una familia tan musical te trajo algún complejo? Digo, estar rodeada de tantos buenos músicos.

-Nooo, yo tengo la cabeza buena. Tengo mucha admiración por todos ellos. Hace poco fue el cumpleaños de mi abuelo, Sergio Buarque de Hollanda. Él murió en 1982, pero también fue una gran influencia para mí.

-Tu abuelo Sergio fue un reconocido historiador, escritor y periodista. Tengo entendido que él y tu abuela María Amelia han sido dos figuras importantes en tu crianza.

– Sí, claro. Mis abuelos fueron como mi madre y mi padre. Mi abuelo fue muy especial para mí. Hasta se había inventado un nombre para agradarme. Yo soy su nieta más vieja, la patriarca… jajaja.

Diosa de la simpatía

Ni los griegos ni los antiguos romanos tuvieron jamás una diosa de la simpatía. Lo más parecido que rondaba por los panteones de aquellas épocas era Tyche o Tique, una deidad que solía personificar al destino y la buena suerte. Esta bella ninfa era una de las Oceánides, o sea hija de Océano y Tetis (diosa de las aguas del mundo) y hermana de Afrodita y Hermes.

Desconociendo los derechos de autor, unos años más tarde los romanos la maquillaron un poco, le arreglaron el nombre y se la apropiaron. Típico de romanos.

Por entonces era moneda (¿o dracma?) corriente que muchos dioses y diosas tomaran forma humana para darse una vuelta por la Tierra, para ver cómo andaba todo y si les engordaba el ganado humano en estos pagos, digamos. Lo que unos y otros pueblos se perdieron fue la gran oportunidad de conocer a quien hoy podría encarnar tranquilamente y sin sobresaltos a la verdadera diosa de la simpatía.

Bebel Gilberto, un derroche de talento, simpatía y belleza. Foto de prensa.

Bebel Gilberto, un derroche de talento, simpatía y belleza. Foto de prensa.

Bebel nació hace 57 años en Nueva York, Estados Unidos de América, pero es más brasileña que el Pan de Azúcar. Es una diosa moderna. Una verdadera deidad en el panorama de la música contemporánea moderna.

-Cuando se habla de tu música se habla de bossa nova, pero no ha sido esa tu única influencia, supongo.

-¡Por supuesto que no! Cuando yo estaba en mis “early twenties” (lo dice en inglés, se refiere a sus tempranos veinte años) escuchaba mucho a Prince, Björk, Stevie Wonder, Sade, Weather Report. Y en mi infancia me encantaba Michael Jackson. Luego me gustaban cosas instrumentales. Oía de todo. Se abrieron todos los canales para mí en esa época.

No toco ningún instrumento, pero capto la música de una manera distinta. No me considero una cantante, sino una música.

 ¿Y cómo te llegaba toda esa música?

-Escuchaba muchísimo la radio ya de chiquita. Porque en mi casa papá y mamá sólo tocaban y cantaban más bien la música con la guitarra acústica. Yo salía para la escuela y la señora que manejaba el autobús escolar iba escuchando la radio. ¡Unas canciones que nunca había escuchado en mi vida! Entonces una vez cuando volví a mi casa les pedí a mis padres una radio a pilas.

Escuchaba la música antes de dormirme. Eso era como un refresco de escuchar los 365 días del año a mamá y papá cantando sin parar. Y ahí descubrí mi adoración por la música pop y la instrumental. Yo era como una esponja. No sé cuántas veces escuché el álbum Gaucho, de Steely Dan. Tenía adentro una mezcla de todo, unos años después me gustaba salir a bailar e iba a las discotecas y escuchaba a Giorgio Moroder, por ejemplo.

Bebel Gilberto – É Preciso Perdoar (Official Video)

-Me gustó mucho la tapa de tu nuevo álbum, donde se te ve de niña en brazos de Joáo.

-Esa foto la hizo mamita. Yo estaba regresando de la escuela y me puse a jugar con papito, estábamos riendo. Era por la tarde y él se había despertado de la siesta. Y ella tomó esa foto tan espontánea.

Recuerdos de su madre

Cuando Bebel habla de su madre (fallecida, en noviembre de 2018) y de su padre (fallecido sólo un año más tarde que su ex esposa) inexorablemente se refiere a ellos de manera muy tierna, como “Mamita” y “Papito”.

Bebel Gilberto primero saldrá de gira por los Estados Unidos. Recién en 2024 hará Brasil y, tal vez, la Argentina. Foto de prensa.

Bebel Gilberto primero saldrá de gira por los Estados Unidos. Recién en 2024 hará Brasil y, tal vez, la Argentina. Foto de prensa.

-Siempre se habla mucho de tu papá, pero también tu madre, Miúcha, ha sido una gran artista y supongo que una influencia para vos. ¿Qué recuerdos tenés de ella?

– Uy, ¡todos! Su sonrisa, la emoción de cantar. Su voz es muy parecida a la mía. Bueno, o la mía a la suya. Es muy difícil huir de la mamita.

-Con semejante familia de músicos en el futuro vas a tener que grabar varios discos de homenaje.

-Ya lo decidí. Ahora no canto más por cinco años. Y el próximo disco será para Chico, el siguiente para mamá y después posiblemente haga uno de Cazuza.

Más grabaciones

Agenor de Miranda Araújo Neto, mundialmente conocido como Cazuza. Fue uno de los grandes poetas y letristas del período post punk en Brasil. Saltó al reconocimiento público como integrante de la banda Baráo Vermelho y luego como solista le voló la cabeza hasta al mismísimo Caetano Veloso.

En la Argentina fue muy conocida la versión de su tema El tiempo no para, con Bersuit Vergarabat. Aquella de “y tu cabeza está llena de ratas…”. Falleció en 1997 víctima del HIV.

-Cazuza ha sido una gran influencia no sólo para músicos de Brasil, sino tambien de la Argentina y Uruguay.

-Si, es así. Pero además él fue mi gran amigo. Compusimos música juntos, como Preciso decir que te amo, el tema que está en el disco Red Hot & Rio (1997). De todos los que me rodearon, él era el único realmente amigo.

Bebel Gilberto en 2016. Foto prensa

Bebel Gilberto en 2016. Foto prensa

-También grabaste con el bahiano Carlinhos Brown.

-Si, pero porque es marido de mi prima. No porque me guste… jajajaja.

-Y trabajaste nada menos que con Mark Ronson, productor de Amy Winehouse, Paul McCartney y Lady Gaga entre otros.

-Mark es maravilloso, una persona muy increíble. Lo conocí porque estaba casado con una amiga mia, Josephine de LaBaume (actriz francesa, luego se divorciaron y él se casó con Grace Gummer, la hija de Meryl Streep). Mark aprecia mucho la música brasileña y tuve la suerte de tenerlo como productor en The Real Thing (de su disco All in One, 2010)

-¿En Nueva York conociste a David Byrne?

-Si. Nos presentó (el guitarrista y compositor experimental) Arto Lindsay, cuando apenas me había mudado. David siempre tiene mucho respeto, es un tipo muy interesante. Fue muy responsable de abrir algunas puertas para mi. Y ahorita está haciendo un trabajo increíble como productor en Broadway, ya está en otro nivel.

-¿Dónde te gusta más vivir, en Brasil o en los Estados Unidos?

In between (dice en ingles). Volví de los Estados Unidos hace dos días.

-Ambos son dos países muy musicales. ¿Qué es la música para vos?

-La música es todo. Es la inspiración mayor de todas las artes. El artista que hace pintura tiene que escuchar la música para inspirarse. Para hacer una película o para danzar necesitás de la música. Es el arte más completo que existe.

Mercedes Sosa y Piazzolla

 Hubo dos artistas argentinos que gustaron particularmente en Brasil: Mercedes Sosa y Astor Piazzolla. ¿Te gustaban ellos, los escuchabas?

-Sííí, mucho. Mercedes Sosa con los trabajos que hizo con Milton Nascimento… ”el musguito en la piedra” (tararea) con esa voz tan enigmática, una artista muy querida.

Astor Piazzolla siempre lo admiré porque me gusta mucho la música instrumental. Su música, las composiciones, son muy impresionantes. La musicalidad de Piazzolla es enorme. La forma en que arregló todas sus canciones, tan lindas, tan personales para mí. Fue parte de mi adolescencia.

Tambien era amigo de mamá, y me acuerdo que una tarde llegué a casa y estaban mamita y una tía tomando el té y escuchando Astor Piazzolla y lloraban.

Bebel Gilberto es una admiradora de Astor Piazzolla. Foto de prensa de 2016.

Bebel Gilberto es una admiradora de Astor Piazzolla. Foto de prensa de 2016.

-Las mezclas que hacés en tu música de alguna manera guardan relación con aquella época donde la bossa se mezcló con el jazz, en los años ’60.

-Sí, claro. Pero mira, yo tiendo a no utilizar el rótulo «bossa nova». Porque es algo muy limitado. Papito no sólo hacía bossa nova. Entonces creo que la mezcla lo es todo. Y la música brasileña es mucho mayor que la bossa nova, ese es apenas un título.

-Tengo una pregunta a nivel personal: ¿donde está la guitarra de Joáo?

– Uy, son varias guitarras. La primera no sé a dónde fue a parar. Porque papito tuvo muchas mujeres, y tiene muchos hijos, mucha gente que cuidaba de sus cosas. Yo sólo puedo hablar de mí. Algunas personas piensan que yo las tengo. Pero no, no tengo ninguna de ellas.

-Tenés una forma de trabajar tranquila, te tomás tu tiempo entre un disco y el siguiente.

-Tomo tiempo porque la vida se toma su tiempo. Es un poco el resultado de mi personalidad.

-Y después de esta gira que termina a fin de año, ¿como seguirá tu vida?

-El año próximo seguro haré gira por Brasil y América del Sur. Aquí en Brasil es terrible, me da vergüenza. No quiero hacer las entrevistas porque todavía no tengo fechas y los periodistas me preguntan y no sé qué contestarles. La vez pasada fui a una farmacia a comprar unos remedios y el farmacéutico me dice: “Vos sos Bebel Gilberto, ¿no? la hija de Joao, la amiga de Cazuza… ¿no vas a cantar acá en Brasil?” Fue muy engorroso. Me sentí muy mal.

-¿Y que va a suceder después del disco «Joáo», una vez que lo presentes?

-Voy a hacer el disco de Chico Buarque.

Bebel Gilberto en vivo en 2006. Foto: EFE

Bebel Gilberto en vivo en 2006. Foto: EFE

-¿Con él?

-No. Creo que no va a querer. Chico está muy cansado. Acaba de hacer una gira grande. Fui ocho veces a ver su último concierto. Fue el show de mi tío que más veces vi. Estaba muy bueno, las nuevas canciones son muy lindas, como ¿Que tal um samba? No se si la escuchaste. Es riquísimo, emocionante.

-Y de toda tu familia ¿cuál ha sido esa persona con la cual tuviste más ligazón?

-Él, Chico. Es mi segundo papá.

-¿Que creés que va a pasar ahora con la cultura en Brasil, con el regreso de Lula?

– Esa es una gran noticia. Es muy importante que Lula haya retornado al poder, porque nos estabamos muriendo con tantas idioteces y tanta falta de todo. Yo soy una persona que desde siempre he izado mi propia bandera. Y todos saben bien lo que pienso de Bolsonaro…

-Además de la música, ¿qué otras cosas te gustan? ¿Sabés cocinar?

-Sí, me encanta, ¡yo cocino mucho! Hoy voy a hacer un pescado con una receta que aprendí hace como veinte años, cuando fui a vivir en Londres. Me gusta mucho la comida sana, arroz integral, vegetales. Pero no soy vegetariana, como lentejas. En ese sentido soy como papito: él gustaba de todo lo sano y sencillo.

MFB

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Javier Milei, en vivo: las últimas medidas del Gobierno

El diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires...

Sobreseyeron al tío de Nahir Galarza

Ella lo había denunciado por abuso sexualLa Justicia consideró...

Cuánto necesitó una familia en el AMBA para pagar las tarifas de transporte, agua, luz y gas en abril

En el cuarto mes del año, el incremento más...