Una foto le cambió la vida: el largo camino de Joel Sclavi hasta jugar un Mundial con Los Pumas

En ocho años, el Toro pasó de instalar cámaras de seguridad a ser bicampeón de Europa y recibir el llamado del seleccionado. La historia de la imagen que lo marcó para siempre.

Santiago Martella

06 de septiembre 2023, 16:20hs

Joel Sclavi y la foto que le cambió la vida y le permitió ir a jugar a Europa. (Gentileza Joel Sclavi)

Joel Sclavi y la foto que le cambió la vida y le permitió ir a jugar a Europa. (Gentileza Joel Sclavi)

“¿Qué hago acá?” La pregunta retumbó en su cabeza varias veces a lo largo de su vida. Le pasó en los comienzos. También estando muy lejos de su casa, y sin sentirse del todo cómodo. Pero como siempre en el rugby, fue para adelante pese a las dudas. Y de esos momentos difíciles sacó fuerzas para avanzar. Su progreso fue tal que Joel Sclavi está a punto de jugar un Mundial con Los Pumas.

Año 2010. Joel tenía 16 años. Medía 1,85 y pesaba 140 kilos. Una verdadera mole… que jugaba de lateral izquierdo al fútbol. Hasta que su profesor de matemáticas lo convenció: “Vos tenés que jugar al rugby”. Sin tradición en la familia por la ovalada, se acercó al Pueyrredón Rugby Club de Mar del Plata.

Leé también: Cuándo juegan Los Pumas en el Mundial de rugby: fixture, hora, TV y el detalle de todos los partidos

Decí whisky

Puey sería el club de sus amores, pese a los primeros interrogantes. “¿Qué hago acá?”, cuentan los que lo conocen que se preguntaba después de tanto ejercicio físico y con pelota.

Sclavi empezó a jugar al rugby en Pueyrredon de Mar del Plata, el club de sus amores. Un profesor de matemática lo convenció.

Sclavi empezó a jugar al rugby en Pueyrredon de Mar del Plata, el club de sus amores. Un profesor de matemática lo convenció.

En Menores de 17 se dio su primera alegría, cuando fue campeón de esa categoría. Y al poco tempo llegó lo inevitable: el debut en Primera. “Es que era enorme. En Mar del Plata no había ningún pilar como él”, le cuenta Sebastián Bertero a TN. La historia le guardará un lugar especial a Sebastián, cuyo hermano era compañero del Toro (su apodo no podía ser otro) y a quien vio jugar desde chico.

En 2015, Bertero jugaba de manera semi profesional en el Gernika, un club de la División de Honor de España. Un día le llegó un mensaje: “Si sabés de algún club que busque un pilar avisame, me gustaría hacer la prueba”. Era Sclavi. Su vida ya no sería la misma.

“Justo en Gernika nos faltaba un pilar -revive Bertero-. Le hablé a mi entrenador de él, pero no tenía manera de que conociera a Joel. No teníamos videos suyos jugando. Y me tiré el lance: le mostré una foto suya en pleno partido. El tipo abrió los ojos. No podía creer el tamaño que tenía con 21 años. Y me dijo que sí, que viajara a España a probarse”.

Bertero y Sclavi, compañeros en Europa.

Bertero y Sclavi, compañeros en Europa.

Paso a paso

La llegada de Sclavi al País Vasco fue su puerta a una nueva aventura. “Teníamos una mochila cada uno y no mucho más. Lo que el club nos pagaba nos alcanzaba para sobrevivir con lo justo. En Mar del Plata instalaba cámaras de seguridad y el trabajo no le dejaba tiempo para ponerse bien físicamente. Pero en España el Toro pudo dedicarse 100% a convertir sus 144 kilos en masa muscular y se puso imparable. Tenía físico de jugador internacional”, recuerda Bertero.

Una temporada después, llegó la oportunidad de pasar al Pau, un equipo del Top 14 de Francia. En ese equipo, el entrenador de scrum era el argentino Andrés Bordoy, a quien contactaron a través de conocidos para hacerle prueba a Joel. Bordoy quedó impresionado y Sclavi pasó al más alto nivel francés.

Lee también: Mundial de Rugby: Aaron Smith, la figura de los All Blacks al que suspendieron por tener sexo en un aeropuerto

De instalar cámaras de seguridad en Mar del Plata a tener un contrato semi profesional en España, y de ahí a la elite del rugby europeo en Francia.

Como era joven, el Toro empezó jugando en el equipo de Menores de 23 del Pau. De a poco se fue adaptando hasta que le tocó debutar en la Primera. Pero con apenas un par de partidos en la temporada, decidió dar un paso atrás para mejorar en su juego.

Perder para ganar

Cuando todos pensaban que lo de Sclavi era un retroceso, él demostró que fue todo lo contrario. Porque del Pau se fue a jugar al Soyaux Angouleme, del Pro D2 (la segunda división francesa). En categorías significaba bajar. Pero en minutos, aprendizaje y experiencia, todo fue ganancia.

Kurt-Lee Arendse, de los Springbooks, es tacleado por Joel Sclavi y Santiago Chocobares (REUTERS/Siphiwe Sibeko)

Kurt-Lee Arendse, de los Springbooks, es tacleado por Joel Sclavi y Santiago Chocobares (REUTERS/Siphiwe Sibeko)Por: REUTERS

Otra vez los fantasmas del “¿qué hago acá?” rodaron su cabeza. Al comienzo, las sesiones de scrum eran muy largas e intensas, y no le encontraba la vuelta. Pero nuevamente apretó los dientes, resistió y le sacó mucho jugo a esos dos años en el ascenso galo.

El Toro mejoró en el scrum, se puso enorme físicamente y hasta perfeccionó la chance de jugar tanto de pilar derecho -su posición natural- como de izquierdo, algo poco frecuente pero muy importante. Incluso aprendió el idioma.

Vuelta a casa

Para 2020, Sclavi era buscado por varios clubes importantes. Pasó al Agen, lo que significó su regreso al Top 14 francés. Pero no alcanzó siquiera a debutar cuando recibió el llamado de alguien conocido: Andrés Bordoy le ofrecía venir a la Argentina para ser parte de Jaguares, la franquicia nacional que competía en el Super Rugby. Y el Toro hizo las valijas.

Lee también: Elegimos creer: Los Pumas, Francia y el recuerdo del mejor Mundial de su historia

Disputó seis partidos en el máximo torneo del Hemisferio Sur antes que el coronavirus y la pandemia pausaran la vida de todo el planeta. Pero no se sentía cómodo, estaba en otro ritmo. Durante el encierro, Joel la tuvo complicada. Pese a tener contrato con la Unión Argentina de Rugby se sintió atrapado (como todos), empezó a preocuparse por su carrera y hasta descuidó los entrenamientos desde su casa. “¿Qué hago acá?”…

Los últimos dos años fueron de ensueño para el Toro. Se asentó entre los titulares en La Rochelle, se convirtió en pieza clave en su equipo y ganó  dos veces el campeonato de Europa.

Los últimos dos años fueron de ensueño para el Toro. Se asentó entre los titulares en La Rochelle, se convirtió en pieza clave en su equipo y ganó dos veces el campeonato de Europa.

Joel Sclavi, de instalar cámaras de seguridad a ser bicampeón de rugby de Europa y a jugar un Mundial con Los Pumas.

Joel Sclavi, de instalar cámaras de seguridad a ser bicampeón de rugby de Europa y a jugar un Mundial con Los Pumas.

Pero el marplatense reseteó todo para 2021 y tuvo una destacada campaña para Jaguares XV, equipo con el que ganó la Súper Liga Americana de Rugby. Eso le valió la revancha. La vuelta a Europa. Esta vez a La Rochelle, un equipo top del continente.

A la cima por partida triple

Los últimos dos años fueron de ensueño para el Toro. Se asentó entre los titulares en La Rochelle, se convirtió en pieza clave en su equipo y ganó dos veces el campeonato de Europa.

Además, le tocó debutar en Los Pumas. Ser el argentino número 882 que sale a una cancha a jugar con la celeste y blanca. Representando a su club (al que lleva a todos lados en una bandera), a sus amigos, a su familia, a su país.

De instalar cámaras de seguridad a ser bicampeón de rugby de Europa y a jugar un Mundial con Los Pumas. Finalmente, Joel encontró la respuesta a todos esos “¿qué hago acá?”.

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

Partidos de hoy de la Eurocopa 2024: horarios y TV del viernes 21 de junio

Este sábado continúa la Eurocopa Alemania 2024 con tres...

Alerta en la comunidad científica tras la aprobación de la Ley Bases: Cuáles son los cambios?

La Red de Autoridades de Institutos de...

Quién es Carlos Fernández, el asesor de Verónica Magario asesinado en un asalto en Boedo

A un kilómetro de su casa, en la Ciudad...