Pity Álvarez: su mamá «no lo vio bien» y lo cambió de clínica psiquiátrica

El cantante Cristian Gabriel «Pity» Álvarez (51) ya no está más en la Fundación Eira, de Tortuguitas (Malvinas Argentinas), adonde cumplía un tratamiento psiquiátrico ordenado por la Justicia, que pospuso el juicio en su contra por matar a un vecino suyo en el barrio de Villa Lugano en 2018.

«Su mamá (Cristina Congiú) no lo vio bien y lo cambió de clínica. Lo sacó de ahí y ahora está en Vive Libre, en Villa Ballester (San Martín)», le dijo a Clarín el abogado Claudio Calabressi, que asesora a la mujer.

El ex líder de Viejas Locas e Intoxicados realizaba el tratamiento que dispuso la Justicia en la Fundación Eira.

Calabressi afirmó que Álvarez «pasó de una clínica a otra, no se fugó ni nada de eso«, al salir al cruce de las versiones de que se había escapado del centro psiquiátrico de Tortuguitas.

Sin embargo, según pudo saber Clarín, hubo un requerimiento judicial por «averiguación de paradero» ya que «Pity» se fue de la clínica el 5 de septiembre y «abandonó el tratamiento».

El requerimiento judicial por El requerimiento judicial por «averiguación de paradero» sobre «Pity» Álvarez.De todos modos, la fiscal Marisa Marino, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 21 de Malvinas Argentinas, desestimó la causa al constatar además no había pedido de captura ni ningún impedimento judicial, ya que, en función de su evolución psiquiátrica, por ahora Álvarez tiene su proceso judicial suspendido y está sin prisión preventiva, consignó Télam.

Luis Marchioni, presidente y director de Fundación Eira, le dijo a este diario que «el martes 5 se le dio la salida a la casa del padre César, para un curso de musicalización, y se plantó que no volvía más«.

De acuerdo a las fuentes, el músico «estuvo limpio 57 días por primera vez» y en los últimos ensayos que realizó en Chacarita (iba los viernes de cinco de la tarde a diez de la noche, siempre con un acompañante) detectaron «cosas raras», por lo que decidieron suspender sus salidas.

Álvarez «tenía un comportamiento normal y era muy aceptado por los compañeros, tomaba mate, no era conflictivo y compartía habitación con otros pacientes», precisó Marchioni.

Según las versiones, el cantante fue visto en las últimas horas caminando en el barrio de Chacarita, solo, y en una cafetería. «Un adicto sin límites es un peligro«, advirtieron las fuentes.

El posteo de El posteo de «Turco» García con «Pity» Álvarez en la Fundación Eira.«Pity» había ingresado a la Fundación Eira el 19 de mayo. El propio Marchioni lo fue a buscar en su auto al centro psiquiátrico Solar Colonial. Lo definió como «muy educado».

El ex futbolista Claudio «Turco» García posteó una foto con el músico en una visita al centro de rehabilitación, para una actividad familiar que se hizo el domingo 2 de septiembre, donde el ex Huracán y Racing dio una charla. «Con el Pity. Ayer reencuentro por la tarde«, escribió.

Ivo Cutzarida, que es acompañante terapéutico en la Fundación Eira, indicó a Crónica TV que están «preocupados» por la salud del artista, confirmó que «era la primera vez que Pity pasaba unas semanas limpio, que no se drogaba, que no tomaba» y lamentó que «por alguna razón él decidió abandonar el tratamiento».

El crimen de Cristian Díaz

Cristian Maximiliano Díaz (36), alias “Gringo”, fue asesinado a 1.30 de la madrugada del 12 de julio de 2018 en el complejo de edificios del barrio Samoré, de Villa Lugano.

La foto de Pity Alvarez con su víctima, Cristian Díaz.La foto de Pity Alvarez con su víctima, Cristian Díaz.En medio de una discusión, la víctima lo desafió al músico: «Si vas a tirar, tirá, gato».

El ex líder de Viejas Locas e Intoxicados sacó la pistola del bolsillo derecho de su campera y el primer balazo fue a corta distancia, en la cara. Cuando Díaz cayó al piso, le llovieron cuatro disparos más, tres de los cuales le impactaron, todos en la cabeza.

Cuando se entregó la mañana siguiente en una comisaría de Lugano, declaró: «Sí, yo fui el que disparé. Lo maté porque era él o yo, creo que cualquier animal haría lo mismo«.

«Pity» Álvarez se entrega en la comisaría 52 de Villa Lugano.El juicio que iba a llevarse a cabo contra Álvarez fue suspendido en febrero pasado. Tras el homicidio, estuvo varios años alojado en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentina (Prisma), destinado a los reclusos con problemas psiquiátricos, permanentemente monitoreado, de la cárcel de Ezeiza.

Fue un dictamen de la fiscalía el que en ese momento llevó a la suspensión del juicio, luego de que un informe pericial indicara que el imputado no estaba en condiciones de afrontar el debate.

Cristina Congiú, mamá de Cristian Cristina Congiú, mamá de Cristian «Pity» Álvarez.«Esta Fiscalía considera que el acusado carece de las posibilidades indispensables y necesarias para el ejercicio de su derecho de resistencia a la acusación y el proceso no puede avanzar hacia la realización del debate oral y público sin avasallarlo«, indicó el fiscal Sandro Abraldes.

El informe del que se valió el fiscal fue elaborado por el cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional y peritos de la Defensoría General de la Nación, que determinaron de forma unánime que «Pity» padece «un cuadro de deterioro psico orgánico compatible con un trastorno cognitivo mayor«.

Los expertos indicaron también que Álvarez presenta «un cuadro de trastorno depresivo, con intensa anhedonia (incapacidad para sentir placer) y apatía«, y que su capacidad para pensar «se halla marcadamente dañada«.

EMJ

Más Noticias

Noticias
Relacionadas