Argentina es la plaza preferida de los delincuentes chilenos: «Acá está fácil»

La comunicación forma parte de la investigación por la que fueron detenidos 10 chilenos y un argentino por robos de 16 camionetas Nissan Frontier (en 35 días) en la Ciudad de Buenos Aires.

«¿Y cómo está todo por ahí? ¿Se puede trabajar? Estoy con ganas de viajar…», quiere saber un ladrón que se encuentra en Santiago de Chile. Un compatriota instalado en Buenos Aires le responde: «Acá está fácil. Se puede trabajar con inhibidores, ‘tapitas’. También estamos haciendo ‘forados’, ‘monra’ y ‘domis’».

Según la Oficina Central Nacional (OCN) Interpol Santiago, Argentina es una de las plazas preferidas de los delincuentes chilenos. Solo entre 2020 y mayo de 2022 se registraron 147 detenciones, siendo el país con más arrestos de chilenos del extranjero. Segundo se ubicó Estados Unidos, con 101. La lista se completó con Brasil (75), Francia (48), Inglaterra (43), España (35) y Uruguay (30).

En la actualidad hay 111 chilenos detenidos en cárceles dependientes del Servicio Penitenciario Federal (SPF). Mientras que en comisarías de la Policía de la Ciudad se alojan otros 38. Clarín se comunicó con responsables del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) para consultar lo mismo, pero no obtuvo respuesta.

«Siguen viniendo porque están convencidos de que los argentinos guardamos los dólares ‘debajo del colchón», opina un investigador del Departamento Investigaciones Especiales de la Policía Federal Argentina (PFA) a cargo de una causa que culminó con la captura de otros diez chilenos a fines de agosto. Se los imputa por robos de casas y a fábricas y grandes comercios de madrugada, en la Ciudad y en el conurbano.

Destornilladores, guantes, patentes truchas y otros elementos secuestrados a la Banda de la Nissan Frontier.Destornilladores, guantes, patentes truchas y otros elementos secuestrados a la Banda de la Nissan Frontier.Juan Carlos Oyanedel reflexiona desde Santiago de Chile. Es criminólogo y director del Doctorado en Educación y Sociedad de la Universidad Andrés Bello. Entre sus trabajos, resalta uno sobre 40 ladrones de casas. Se pasó un año entrevistándolos y estudiándolos. «El circuito habitual de estos asaltantes es Europa. En los últimos años se volvió común viajar a robar a Estados Unidos. Es raro que elijan Argentina», analiza.

Y continúa: «Solo tiene sentido desde la dolarización. El fácil acceso a dólares siempre es un atractivo para ellos».

En los 70, 80 y 90 era muy común que las bandas de punguistas de chilenos hicieran una «escala» en Buenos Aires. Robaban billeteras de carteras de pasajeros de subte y cuando reunían ahorros compraban un pasaje a Europa para continuar sus carreras delictivas. De ahí la figura conocida como «choros europeos». Otros, en cambio, en los 90 preferían robar de lunes a viernes en Argentina, atraídos por el cambio, y los fines de semana descansaban en Chile.

De a poco se fueron formando «comunidades de ladrones chilenos» en Buenos Aires. Hubo bandas que se instalaron en Fuerte Apache, la villa La Palito de La Matanza, la villa La Cava de San Isidro y en conventillos, casas tomadas y hoteles familiares de San Telmo y Congreso. Desde allí invitaban y recibían a sus compatriotas. Algunos delincuentes, incluso, formaron sus familias y se radicaron en el país.

De punguista a especialista

Pero en las últimas dos décadas el punguista fue reemplazado por un delincuente especialista en otro tipo de modalidades, capaz de robar casas, camionetas, joyas y tiendas de todo tipo de productos. El que se ve hoy en Buenos Aires.

La Nissan Frontier que había sido robada durante un partido de Boca en La Bombonera.La Nissan Frontier que había sido robada durante un partido de Boca en La Bombonera.«Ahora existe una red de reducidores que antes no existía», retoma Oyanedel, el catedrático. «Y hay demanda de ciertos productos de lujo, por eso se roban. Hablamos de redes transnacionales. Para robar bienes de alta gama debes contar con una estructura capaz de reducir y convertir en dólares lo robado en Buenos Aires».

Nelson Peralta tenía 56 años y era profesor de Educación física. Lo mataron de al menos cuatro tiros, en su casa de Guernica, al resistirse a un robo, el 11 de agosto. Fue el último homicidio en ocasión de robo de una semana caliente, a 48 horas de las elecciones PASO 2023.

Ese mismo viernes, horas después del crimen de Peralta, se difundió la noticia de otro robo. Fue en una casa del barrio El Trébol, de Ezeiza, donde viven los padres de Luis Vásquez, ex jugador de Boca y actual de un club de Bélgica. Durante el asalto uno de los ladrones forcejeó con el padre de Vásquez y se le cayó un celular. Luego escapó en un auto junto a sus cómplices.

El teléfono terminó en manos de detectives de la PFA . Rápidamente descubrieron que los asaltantes eran chilenos. Y que venían de un raid delictivo: eran los autores del asesinato de Peralta, el profesor de gimnasia. La modalidad que usaron es conocida en Chile como «tirarse un domi», y nombrada por el ladrón escuchado en la conversación. Consiste en entrar a una casa con destornilladores y barretas y amenazar a los dueños con armas para exigirles el dinero y las joyas.

Sus dos últimos integrantes cayeron en un departamento de alquiler temporario de Villa Crespo. El 21 de agosto, en el marco de un robo a una fábrica de La Paternal, habían caído otros tres y uno murió en un tiroteo con la policía. Un día despues les tocó a otros cinco, en una entradera a una casa de La Plata. También los investigan por el robo a un local de Lacoste de Villa Crespo.

Operativo tras el asalto a una fábrica textil en La Paternal. TélamOperativo tras el asalto a una fábrica textil en La Paternal. TélamA la técnica del robo de La Paternal, lo llaman «andar de tapitas». Lo que hacen es romper los tapones de luz de calle. Eligen los viernes a la noche, cuando los comercios o fábricas cierran hasta el lunes a la mañana, y esperan 48 horas para que las alarmas se queden sin batería individual. Roban entre la noche del domingo y la madrugada del lunes. La banda detenida por las 16 camionetas habría robado escribanías e inmobiliarias en la zona de Zárate y Campana, con esta modalidad.

El líder del grupo se llama Eduardo Ignacio Sepúlveda (26), y le dicen «Macaco». «Tiene tres pedidos de captura en Chile», explica el investigador de la PFA. En 2015 pisó Argentina por primera vez. Se instaló en la zona de Congreso. Cuando la Justicia chilena ordenó su captura, hizo lo que hace la mayoría de sus compatriotas delincuentes: cruzó a Argentina. Tenía algo a su favor: no eran capturas internacionales. Por ende, si lo identificaban en Argentina, nadie se enteraba de su situación procesal.

Un detective de la Policía De Investigaciones (PDI) de Chile habla de un hábito: «es común que cuando recae una captura sobre ellos en Chile crucen a esconderse y a robar a Argentina. O si viajan sin problemas para salir y les ponen captura en Argentina, regresan a Chile».

La banda de «Macaco» era habitué de un reconocido restaurante de Puerto Madero. Llegaban llenos de cadenas de oro y en autos de alta gama, robados. Que no robaban: los compraban. «Tenían patentes de autos legales, para no ser detectados en anillos digitales o por las cámaras. Usaban algunos autos para ‘pasear’ y otros para robar», agrega el oficial de la PFA.

Desde Chile, Oyanedel cierra: «Estamos ante una nueva generación de ladrones. Son más técnicos, con más educación y con habilidades más técnicas que los anteriores. Cada uno cumple su función y son especialistas en la tarea que les asigna la banda».

La banda que robaba Frontier comprueba su teoría: en un minuto y medio de promedio, y con la participación de cuatro integrantes, se robaban camionetas estacionadas a las que les inhibían la alarma y clonaban sus llaves con un dispositivo.

PS

Más Noticias

Noticias
Relacionadas

La inesperada reacción de Marcelo Tinelli luego de que Tini Stoessel lo tratara de Judas en una canción

El conductor compartió algunos mensajes en sus redes sociales,...

El Gobierno analiza habilitar la compra de bitcoin y criptomonedas través de bancos y billeteras virtuales

Los jugadores de medios de pago intentaron entrar en...

El último Lennon-McCartney: historia de la balada de John, Paul y Yoko

¡Cristo! Sabes que no es...