«No hubo choreo»: la defensa de la responsable del millonario fondo fiduciario de Juan Grabois

Luego de la polémica que se generó en torno al manejo del fondo fiduciario que administraron funcionarios que reportaban a Juan Grabois, la ex secretaría de Integración Socio Urbana (SISU) Fernanda Miño aseguró que «no hubo choreo» en la utilización de ese dinero y consideró que «es muy fácil comprobarlo».

«Para decir que es un choreo o que alguien afana, yo tengo que tener datos. Yo te digo que no hay choreo, es muy fácil y comprobarlo», enfatizó Miño, quien responde políticamente a Juan Grabois, además de aclarar que tenían «auditoria casi cada tres meses».

En diálogo con radio Mitre, la dirigente social del MTE surgida de la villa La Cava, en San Isidro, dijo ser parte de «un puñado de patriotas, un puñado de gente honesta que trabajó mucho y hay mucho laburo».

«Hay animosidad de hacer ver sucio un trabajo que le dio felicidad al pueblo pobre y usar ese dinero con otros fines que no sea la felicidad de tener un baño, una pieza más, tener agua potable por primera vez o electricidad», argumentó.

La defensa de Miño llegó después de que Juan Grabois, el referente del Frente Patria Grande y excandidato presidencial, se despegó de las acusaciones y aseguró que la «caja» que le atribuyen «es bastante más chiquita» que la que usará cuando haga «la revolución de las 3T (tierra, techo y trabajo)».

El gobierno de Javier Milei puso la mira sobre el Fondo de Integración Socio Urbana (FISU), una millonaria caja que estaba en manos de la dirigente del MTE. Entre 2019 y 2023 no se movía una mosca en la SISU sin autorización de Grabois. Miño fue la encargada de firmar los miles de millones de pesos que iban al banco BICE para a su vez transferir a las cooperativas.

Fernanda Miño nació y vive en La Cava, San Isidro. Es del movimiento MTE, aliada a Grabois.Fernanda Miño nació y vive en La Cava, San Isidro. Es del movimiento MTE, aliada a Grabois.

Dentro del FISU armaron un comité que lo preside Miño. Allí se definía dónde y qué trabajos hacer. Pero sobre todo, cuánta plata salía cada proyecto. En 2019, cuando se hace cargo Grabois, el fondo fiduciario tenía 63 empleados, pero la planta creció exponencialmente y en 2023 terminaron trabajando allí 613 personas.

En otro tramo de la entrevista, Miño dijo no saber a qué se refieren las acusaciones por el mal uso de los viáticos. «Los viáticos aéreos no están permitidos por ley sacarlo del fideicomiso. Los financiaban los ministerios cuando íbamos a ver que las obras se realizaran», justificó.

Además, sostuvo que las acusaciones son «una puesta en escena para ocultar la situación económica que está sufriendo el pueblo argentino y trabajador».

En ese marco, la dirigente social del MTE destacó que para hablar malversación de fondos públicos «hay que tener datos», pero consideró que «cuando no hay ánimo de contar lo que sucede y solamente se quieren contar mentiras es mucho más fácil».

Respecto de las auditorías, Miño recordó que eran solicitadas de manera continua por el diputado nacional y ex auditor general de la Nación Miguel Ángel Pichetto. «Como parte de la oposición, mandaba a auditar nuestras obras, nuestro trabajo, y eso está público», reiteró.

Por último, indicó que el 9% del Impuesto PAIS que recibía el FISU como parte de la financiación era usado para «integrar los barrios, para comprar lotes», cuyas transacciones se hacían en pesos, a pesar de que los terrenos estaban valuados en dólares.

DP

Más Noticias

Noticias
Relacionadas