Liliana Fedeli, la historia local hecha voz en Cipolletti

La microhistoria estudia el pasado desde el punto de vista de la pequeña comunidad, sea ésta una aldea, una calle o una familia. Se halla en estrecha conexión con la antropología y la sociología”, explicó esta docente, nacida en Cipolletti, que hace tantos años brega por difundir y profundizar en el propio pasado, el de su ciudad. Liliana Fedeli es esta valletana, recibida en la Universidad Nacional del Comahue, que compartió la riqueza de sus conocimientos en la columna radial “Ecos de la Historia”, por LU19, durante 2023 y ahora se prepara para el 2024.

Allí, en el intercambio con los oyentes, es donde los recuerdos personales y la tradición oral toman la fuerza que quizás en otro ámbito no pasarían de ser una anécdota de siesta de domingo. Pero para un oído especializado, nada de esto se pierde, porque con el chequeo y el contexto correspondiente, los aportes se vuelven archivo valioso, quizás el eslabón perdido para saber algo más, sobre cómo fue una época.

“La historia me gustó siempre, pero desde que la estudié y cursé me apasiona cada día más. Los testimonios te introducen en un mundo que no conociste y por eso te llevan a querer entrar en él, investigarlo con análisis histórico, cada día más”,

contó, en diálogo con RÍO NEGRO. 

Ya jubilada, Liliana ostenta el título de Doctora en Historia y una vocación por escribir, gustos que combinó en el aula, en trabajos, talleres y propuestas, como la de “Gitanos, una mirada que muchos no ven”, que publicó con la editorial de la UNCo. Desde esa trayectoria si se quiere “escrita”, esta integrante de la asociación sin fines de lucro “Custodios del Patrimonio Histórico Cultural de Cipolletti” (CUPACIP), también es fuente de consulta “al aire”, cuando del pasado local se trata. Por eso el proyecto “Ecos de la Historia” llegó para consolidar algo que ella ya venía compartiendo en radio y televisión

Así, las vivencias, canciones, refranes, mitos de origen, historias dinásticas o de familia de  gente común y corriente le sirven para seguir trabajando y a la vez, elaborar los temas que trató cada semana ante el micrófono. Para este 2024 ya estaba previsto un nuevo ciclo, le anticiparon, a partir del mes de marzo.

La casa Peuser, el Cipoletazo, el Colegio Manuel Belgrano, la Biblioteca Popular Rivadavia  y las asociaciones como «Círculo Italiano”, la Sociedad Española, también la israelita o la chilena, se convierten allí en hitos o emblemas de la ciudad que tienen y tuvieron un equipo de vecinos detrás, rostros, nombres y no sólo fechas para memorizar. “El recuerdo personal se basa en las experiencias propias del informante, que no suelen pasar de generación en generación excepto en formas muy abreviadas, como, por ejemplo, en el caso de las anécdotas privadas de una familia. Por eso los recuerdos personales directos constituyen la mayor parte de la evidencia rescatada por el movimiento de la historia oral”, explicó Fedeli. 

El recuerdo de una de tantas entrevistas, ante los micrófonos de LU19.

***

Si bien últimamente existe toda una línea de contenidos que despiertan la nostalgia por una década, para millennials, centennials y todas sus variantes, nuestra profesora apunta a algo más profundo, con una mirada que empezó a fortalecerse hace tiempo: “El uso histórico de las fuentes orales se inició en el ámbito anglosajón durante la segunda mitad del siglo XX y lo hizo como una técnica al servicio de la historia social”, contó. 

Ahora, ¿cuál es la importancia de aplicarla en una de las ciudades más activas del Valle? La de generar identidad, en una tierra habitada por gente que tuvo diversos orígenes, sobre todo después de los años ‘70. También un sitio en el que los contenidos educativos no cuentan con una sistematización bibliográfica ni local ni regional, salvo en los ámbitos académicos. “Falta difusión y concientización”, afirmó, pero eso no la detiene, al contrario, le sigue dando motivos para investigar y sembrar. 


Más Noticias

Noticias
Relacionadas