Coronavirus. Entregan 3000 bolsones con verduras a la población de Villa AzulEconomía 

Coronavirus. Entregan 3000 bolsones con verduras a la población de Villa Azul


Los bolsones de verduras producidas por la UTT fueron entregados cerca del mediodía Crédito: UTT

Cerca del mediodía, la

Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT)

participó hoy en la entrega de unos

1000 bolsones con verduras, sobre un total de 3000 que se entregarán entre mañana y el lunes, a la población de Villa Azul,

ubicada entre Quilmes y Avellaneda,

en una iniciativa conjunta con el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, que dirige Andrés Larroque.

Actualmente, Villa Azul es un foco de infección y contagio de

Covid-19

y se encuentra en un estricto aislamiento, “por eso resulta fundamental acercar los alimentos sanos a la población en su propio territorio para hacer frente a esta situación crítica”, contó

Juan Pablo Della Villa, responsable del área de Comercialización de la UTT.

Agregó que

la UTT ya comercializó cerca de 5000 toneladas de alimentos y donó unos 100.000 kilos de verduras en lo que va de la cuarentena en distintos puntos del país.

“Con la convicción de que la salida es colectiva, nos interesa crear estrategias con el resto de las organizaciones del campo y de la ciudad para hacer frente a la crisis que trae aparejada esta pandemia. A su vez, ponernos a disposición del Estado para acercar alimentos sanos, soberanos y seguros a las poblaciones vulnerables de la Argentina”, dijo Della Villa.

El bolsón de 7 kilos de verdura entregado en Villa Azul está compuesto por papa, zapallo, batata, acelga, lechuga, espinaca y apio. “Más allá de que como organización donaremos para esta actividad unos 2000 kilos de verdura, la iniciativa parte de un acuerdo de venta entre la UTT y el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la provincia. Esto es muy importante en la situación de crisis actual, que el Estado compre los alimentos que produce la agricultura familiar y que los podamos entregar a los vecinos, porque se logra un beneficio para los dos extremos de la cadena, para el pequeño productor, que pasa a ser un sujeto importante de la economía argentina, y para los vecinos que hoy atraviesan esta crisis, que recibirán alimentos sanos y de calidad”, dijo a

LA NACION

Della Villa.

En opinión del dirigente de la UTT, con compras mensuales, “el Estado tiene una capacidad enorme de tracción para generar otra economía, que incluya a los pequeños productores de alimentos y que contribuya a fomentar una cadena de comercialización directa con los sujetos reales del eslabón productivo, prescindiendo de la intermediación”.

Red de Comedores

Della Villa contó que esta semana se conformó la “Red de Comedores por una Alimentación Soberana”, que es una iniciativa de las organizaciones del campo y de la ciudad para “garantizar ollas populares y viandas con alimento sanos y seguros en los barrios humildes de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires”.

Este emprendimiento, que fue lanzado el martes desde el

Mercado Agroecológico de la UTT en Avellaneda,

integra a comedores populares, clubes de barrio y a otras organizaciones que ya forman parte de la red de comercialización de alimentos. “Son estos grupos los que están poniendo el cuerpo ante la actual crisis y frente a la emergencia sanitaria, los que ahora generamos una alianza estratégica”, explicó.

Rosalía Pellegrini, coordinadora nacional de la Secretaría de Género de la UTT,

explicó que la Red se propone generar un bolsón de verduras a precio accesible y directo de los productores para que todos los comedores y ollas populares que los requieran puedan comprarlo. “También se diseñará un recetario popular que sirva para cocinar comidas más nutritivas y se brindarán talleres para cocineros y cocineras de los comedores”, contó.

Añadió que la Red le exigirá al Estado políticas públicas para una asistencia alimentaria sostenida, para que todas las personas puedan acceder al derecho básico de alimentarse en forma sana y para romper con la lógica de dependencia que los gobiernos tienen de los productos de grandes empresas “que hacen negocios con la fábrica de pobres mal alimentados. Ellos nos venden productos argumentando que son baratos y para todos, pero que resultan ser alimentos ultraprocesados y chatarra de industria a gran escala. Contra esa lógica creamos esta nueva red, que se encuentra en construcción y que está abierta para que otros comedores, ollas populares, clubes de barrio y organizaciones se sumen a la propuesta”, dijo Pellegrini.

ADEMÁS

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Articulos relacionados

Leave a Comment