Instigar

Reflexiona, ¿cuántos caminos y relaciones has abandonado a partir de acciones y reacciones volátiles? ¿Cuántas puedes recuperar si les enciendes un incienso en tu campo de atención? ¿Cuántos futuros tienes por delante si reciclas tu vida y reavivas tu jardín de relaciones que vive en tu memoria, en tu historia de vida, y si aprovechas intuitivamente todas las posibilidades de aquellas relaciones que se te presentan desde ahora? Recomienza a compartir los tesoros de tu ser, plasma los sentires más preciados de tu alma en proyectos vivos. No te detengas ni te retengas.

Explora los rasgos de tu destino, hay un plan, hay una misión multifacética personal. Tal vez… Un plan que abarca ínfimos detalles y actos descomunales. Presta atención, despierta tus instintos que duermen en las capas de tu mente y en el pulso de tu corazón. Hay tiempos de avance y retroceso, de luz y de sombra, de levantarse y de caer, de soltar y sujetar, de adelantarse y atrasarse, de hablar y de callar…

Aprovecha todas y cada una de las oportunidades y no estreches tu participación, respetuosa y sabia, pero vivaz. ¡Entra en una buena historia!

Hay relaciones cuya compañía nos hace sentir un vacío en el estómago. Son aquellas que nos ponen en contacto con episodios de vergüenza y/o desprecio vividos. Tenemos que perdonarnos magnánimamente y dejar de lado la perspectiva de terceros. Descartarla. No estamos signados por ningún estigma ni tenemos penas que pagar.

Aun así, resulta que hay personas muy demandantes. No te sometas y perdónales, pues no saben lo que hacen. En fin, tú no te pierdas las travesuras del día a día.

Alberto Félix Suertegaray

DNI 14.169.481

Roca


Articulos relacionados

Leave a Comment