La economía ya rebota, pero pagará en 2021 lo ahorrado hoy en inflaciónEconomía 

La economía ya rebota, pero pagará en 2021 lo ahorrado hoy en inflación


Para los analistas del REM, la recuperación ya se inició pero los costos ahorrados en materia inflacionaria hoy se pagarás mañana

La economía habría iniciado una recuperación. Le permitiría cerrar el tercer trimestre del año con un rebote del 8%, es decir, de algo menos de la mitad del derrumbe del 17% que -según estima- tuvo en el segundo trimestre. Sin embargo, cerrará el año con una caída de entre 12,5 y 12,6 por ciento

Y lo que se haya ahorrado en inflación gracias a la pandemia y el “techo” que entre la recesión (con la caída de ingresos) y el congelamiento de tarifas le pusieron a los precios lo pagará de fin de año en adelante.

Este es el panorama que recogió el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que mes a mes lleva adelante el Banco Central (BCRA) al detectar además una baja de entre 0,3 y 1,2% de las proyecciones de inflación para el año que -ahora estiman- cerraría entre 37,5 y 39,5% anual.

Las previsiones implican una mejora leve frente al panorama que visualizaban a comienzos de julio para el corto y mediano plazo, tanto tomando los promedio como los números aportados por los analistas que se han mostrado hasta aquí más fiables,

Pero en la cuestión inflacionaria, vale insistir, los recálculos a la baja de hoy implican fuertes revisiones a alza para los años siguientes.

Lo primero que hay que destacar es que la encuesta se desarrolló entre el 29 y 31 de julio, es decir, antes de oficializarse el principio de acuerdo con los bonistas por la deuda externa.

El panorama que esperan para el año en curso se completa con un menor ritmo de devaluación del peso (ahora estiman que el dólar oficial lo cerrará a $86,40 en promedio versus los $88 que proyectaban hasta hace un mes), aún cuando incrementaron la proyección del déficit fiscal hasta $2 billones ($254 mil millones más que en el REM previo) y descuenten que la mayor parte de eso se siga cubriendo con emisión monetaria.

El relevamiento, que contempla pronósticos de 44 participantes (27 consultoras y centros de investigación locales, 13 bancos locales y 4 analistas extranjeros), detecta que esperan que julio cierre con una inflación de entre 2,2 y 2,4%, levemente inferior a la que imaginaban hace un mes, algo que se develará el jueves cuando se divulgue el IPC oficial del mes.

De allí en más mantienen su previsión de una inflación que irá progresivamente en aumento hasta cerrar el año a un ritmo del 4% mensual, aunque suavizaron la pendiente.

Esto es porque ahora proyectan un IPC de 3% para agosto, del 3,5% para septiembre (-0,1% respecto de la encuesta previa), del 3,8% en octubre (-0,2%) y del 4% de allí en más, es decir, en noviembre, diciembre y enero, mes horizonte incorporado en la presente encuesta.

Claro que un alivio para hoy empieza a convertirse en un problema para mañana. Al menos así lo es para los encuestados en el REM, que elevaron los pronósticos inflacionarios para el 2021 de 44,6% al 46,7% (+2,1 p.p. respecto del previo) y del 35,1 al 35,4% para el 2022 a 35,4 por ciento.

Efecto “transitorio” de la pandemia

Quienes analizan la evolución de la actividad económica, según la lectura del BCRA, confirman en esta encuesta que perciben el efecto de la pandemia de coronavirus se como “transitorio”.

Esto es porque, si bien revisaron al alza (del 16,5 al 17%), su proyección de caída del PBI para el trimestre cerrado en junio, mucho más marcadamente revisaron su pronóstico de recuperación para la segunda mitad del año: esperan para el trimestre ya en curso una expansión de 8,0% (1,1% mayor a la esperada en el relevamiento previo) que se mantendría -aunque perdiendo algo de fuerza- en el cuatro trimestre, para cuando proyectan un incremento de 6% (-0,1 p.p. respecto a la última encuesta) en la actividad.

A su vez para el año 2021 esperan que la recuperación continúe aportando un crecimiento económico de 5,6% interanual (0,6% superior al que preveían hace un mes) y otro del 2,4% (0,4%) para 2022.

Parte de esta recuperación, parecen descontar, sería impulsada con gasto público, razón por la que incrementaron las proyecciones de déficit fiscal primario para el año en curso y para el siguiente.

Según estas estimaciones, 2020, cerraría con un rojo fiscal de $2 billones (los pronosticadores más certeros lo ubican también muy cerca: en $1957 billones), contra los $1746 miles de millones pronosticados en junio. A su vez el agujero fiscal se acotaría en términos nominales hasta $1.417 miles en el año que viene, pero esa proyección es $97 miles de millones a la que tenían previamente.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment