Bayern Munich vs Sevilla, por la Supercopa de Europa: previa y alineaciones en directoDeportes 

Bayern Munich vs Sevilla, por la Supercopa de Europa: previa y alineaciones en directo

Bayern Munich y Sevilla se enfrentan en la final de la Supercopa de Europa, que disputan los recientes campeones de los dos torneos de la UEFA en un posible escenario atípico en estos tiempos de pandemia, porque lo harán en un estadio que tendrá 20.000 localidades habilitadas para el ingreso de público.

El encuentro se jugará a las 16:00 horas (hora argentina) en el nuevo estadio Puskas de Budapest, con televisación en vivo y en directo de ESPN 2 (canales 103 de Cablevisión y 623 de DIrecTV).

Bayern Munich, el campeón de la Champions League, y Sevilla, el ganador de la Europa League, van por su segunda conquista en la copa que unifica a los dos grandes trofeos del continente: los alemanes la ganaron en 2013 y los españoles lo hicieron en 2006.

Pero la expectativa deportiva generada intrínsecamente por ver a los dos mejores equipos de la temporada anterior se encuentra afectada por el marco que se espera en el partido, ya que la UEFA tomó esta final como una prueba sanitaria en medio del coronavirus, con la habilitación de casi un tercio del aforo del estadio de la capital húngara.

Así, en el Puskas de Budapest pueden asistir hasta 20.000 personas, de acuerdo a las entradas que salieron a la venta, una circunstancia que despertó dudas y cuestionamientos en medio de un rebrote de la pandemia que se observa en varios países de Europa, entre ellos España.

Desde la competición, es una final a priori sin equivalencias, porque el nivel de las copas que ganaron uno y otro, pero sobre todo por el presente futbolístico de ambos: así, el Bayern Munich tiene un marcado favoritismo en las casas de apuestas, ya que una victoria de los alemanes paga 1,30, contra 8 de un eventual triunfo de los españoles y 6 de un posible empate.

Los bávaros ganaron por sexta vez la Champions League con un pleno de victorias, registro inédito en la historia de la competencia que tuvo una salvedad: desde cuartos de final se jugó a partido único en Portugal, la sede elegida para la disputa del tramo final del torneo en medio de la pandemia.

En ese país, derrotaron 8 a 2 al Barcelona de Lionel Messi, 3 a 0 al Olympique de Lyon que venía de eliminar al Manchester City y 1 a 0 al Paris Saint Germain en la final.

En la Europa League se repitió el formato de competición, pero en Alemania. Allí, Sevilla superó a la Roma (2 a 0) en octavos de final, al Wolverhampton (1 a 0) en cuartos, al Manchester United (2 a 1) en semis y al Inter (3 a 2) en la final.

Lucas Ocampos (en el centro) en el festejo tras la consagración del Sevilla en la Europa League. (Reuters)

La coincidencia que une a ambos finalistas es que ambos llegaron, en la temporada 2019-20, al mismo número de títulos históricos en su cada torneo: seis en la Champions para el Bayern Munich y también para el Sevilla en la Europa League.

Claro que a diferencia del marco que han visto en el camino a sus respectivos títulos, en los que jugaron todos sus partidos sin público en las tribunas tanto en Portugal como en Alemania, el encuentro de Budapest generó un estado de alerta por la presencia de espectadores en el estadio Puskas.

Un 30% de las 68.000 localidades del recinto fueron puestas a la venta, es decir, unos 20.000 espectadores con los que la UEFA esperaba convertir este encuentro en una prueba para la tan esperada vuelta de los hinchas tras meses de tribunas vacías.

Una vista del estadio Puskas de Budapest, que este jueves podría albergar hasta 20.000 personas.

Pero el coronavirus está lejos de haber sido vencido y el “partido prueba” es ahora más un escenario del miedo, a pesar de las drásticas medidas sanitarias tomadas por los organizadores como exigencia a quienes vayan a ingresar al estadio: deben contar con pruebas PCR negativas, usar tapabocas y mantener la distancia social, y a todos se les tomará la temperatura.

Y es que Hungría no es una excepción en una Europa muy afectada por el virus, ya que este país considerado “zona de riesgo” sanitario por la mayor parte de las naciones europeas, entre ellas, Alemania. Esto no ayudó a convencer a los aficionados bávaros, que además tenían que hacerse pruebas a la ida y a la vuelta.

El jefe del gobierno regional de Baviera, Markus Söder, consideró además que un viaje a Budapest “no es razonable”. Como consecuencia, unos 800 aficionados del Bayern devolvieron sus entradas y sólo serán 1.300, según la UEFA, mientras que por el Sevilla viajarán unos 500 simpatizantes de las 3.000 localidades inicialmente previstas para cada delegación.

Incluso el técnico del Bayern Hansi Flick expresó dudas sobre la insistencia en mantener el partido en Budapest: “Es algo que no se entiende del todo”, dijo.

El técnico del Bayern Munich, Hansi Flick, expresó su preocupación por la disputa del partido con público. (AP)

Creo que todo el mundo tiene un nudo en el estómago. El partido se va a disputar en una ciudad en la que la tasa de contaminación es superior a 100 por cada mil habitantes, es decir, el doble que en Múnich”, declaró a su vez el presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge.

A los germanos no les queda otra que jugar el encuentro y esperar, sobre todo, que no se convierta en una “Super Spreader Cup” (“Copa de los super contaminadores”), como la describió el diario alemán Bild el martes.

El otro problema es el estado de forma de la superestrella Robert Lewandowski: el polaco, con un golpe en el tobillo, sólo se entrenó una docena de minutos el martes. Aparte de eso, el Bayern parece estar listo, pese a la ausencia del héroe de Lisboa Kingsley Coman, en cuarentena tras haber estado en contacto con un positivo por Covid-19.

El campeón de la liga alemana llega al partido tras golear al Schalke en el inicio de la Bundesliga el viernes (8 a 0), en su 22ª victoria consecutiva desde febrero, lapso en el que ganó la Bundesliga (octava consecutiva), una Copa de Alemania y una Champions.

Lucas Ocampos (con pechera) lleva la pelota en el reconocimiento del campo de juego que hizo el Sevilla. (AP)

Enfrente llega un Sevilla que encadena 21 partidos consecutivos sin perder, pero todavía no han empezado a competir en la Liga española.

“Darlos como favoritos es no decir nada, pero vamos a viajar a Budapest y nos vamos a presentar al partido. A partir de ahí vamos a intentar por todos los medios que el título venga a Sevilla”, dijo el director deportivo del Sevilla Monchi.

El técnico Julen Lopetegui tendrá que hacer algunos cambios tras la marcha de nombres como Ever Banega o Sergio Reguilón, que ayudaron a ganar la Europa League.

Iván Rakitic con la vestimenta del Sevilla en el estadio de Budapest. (AP)

En el mediocampo es probable que el ex barcelonista Ivan Rakitic esté desde el inicio, mientras en punta estaría el holandés Luke de Jong junto con el argentino Lucas Ocampos, la gran figura del equipo andaluz.

Posibles formaciones

Bayern Munich: Manuel Neuer; Lucas Hernández, Jerome Boateng, David Alaba, Alphonso Davies; Leon Goretzka, Joshua Kimmich; Leroy Sané, Thomas Müller, Serge Gnabry; Robert Lewandowski. DT: Hans Dieter Flick.

Sevilla: Bono; Jesús Navas, Jules Koundé, Diego Carlos, Sergio Escudero; Ivan Rakitic, Fernando, Juan Jordán; Suso, Luuk De Jong y Lucas Ocampos. DT: Julen Lopetegui.

Horario: 16:00 (hora argentina).

TV: ESPN 2.

Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra)

Estadio: Puskas de Budapest.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment