Los 5 pueblos más pintorescos de la provincia de Buenos AiresSociedad 

Los 5 pueblos más pintorescos de la provincia de Buenos Aires

Entre ciudades como Cañuelas y Brandsen hay pueblitos con encanto que saben recibir al turista. Paseos ideales para un fin de semana –o tres días– fuera de la ciudad.

Uribelarrea.

Por: Info Cañuelas

Cargar el auto, preparar el mate y agarrar temprano la ruta para disfrutar de un fin de semana lejos de la ciudad, pero a pocos kilómetros de la gran ciudad. Aire de campo, calles de tierra, almacenes y parrillas ruteras para que sentirse bien lejos de la urbe sea un plan posible. La oferta hotelera, los rincones imperdibles y la historia de los diferentes destinos… Algunos más clásicos y otros, más novedosos.

Uribelarrea

Es una localidad del partido de Cañuelas que está a 79 kilómetros de Buenos Aires. Se llama así en honor a Miguel Nemesio de Uribelarrea, un empresario agropecuario que en 1890, durante el gobierno de Sarmiento, fundó la colonia. Muchos lo llaman simplemente “Uribe”. Es un pueblo signado por sus antiguas casas de ladrillo a la vista y las típicas esquinas de comienzo del siglo XX. Tiene además una vieja estación de ferrocarril, museos y una iglesia neogótica, Nuestra Señora de Luján. Cuenta con una cantidad considerable de bares y restaurantes de buena propuesta gastronómica. Hay cabañas y posadas dónde alojarse. El Palenque, un almacén de tiempos de su fundación, es uno de los imperdibles.

Villa Ruiz

Está a 23 kilómetros de San Andrés de Giles y a 80 de la Ciudad de Buenos Aires. Data del 24 de mayo de 1889, cuando se inauguró la estación ferroviaria del Tranway Rural, con la llegada del primer tren tirado por caballos. Quien donó las tierras para la estación fue justamente don Lorenzo T. Ruiz, que tenía varios campos en los alrededores. Visitarlo es la posibilidad de recorrer el viejo Camino Real que hizo el Virrey Sobremonte hacia el alto Perú –ideal ir en noviembre, cuando hay desfiles– o pasear por dónde se libró la batalla de Cañada de la Cruz. Es un imperdible el almacén de Félix Lapegue, construido en 1918, así como el Club Social y Deportivo de Villa Ruiz. Hay dónde comer bien y opciones para alojamiento.

Oliden

En el partido de Brandsen, sobre la ruta 36, queda a 91 kilómetros de la Capital Federal. No llega a los 600 habitantes estables y tiene una bellísima Capilla Inmaculada Concepción de María. Fue inaugurado en 1914 y honra al doctor Manuel Luis de Oliden (1784-1869), gobernador de Buenos Aires y uno de los miembros del Congreso de Tucumán. Además, se destaca por su estación de tren y por la panadería que homenajea a los primeros panaderos rurales que usaban horno a leña. Se festeja la Fiesta de la Galleta de Campo, entre septiembre y noviembre. Excusa ideal para probar los embutidos y los dulces de la zona. Alojarse en casas de familia, además de hosterías, es una buena opción.

Carlos Keen.

Carlos Keen

Está a 75 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires y a 16 de la ciudad de Luján. Tiene cerca de 500 habitantes permanentes. Se llama así en homenaje al doctor Carlos Keen, abogado y periodista, que nació en 1840 y participó de la Guerra de la Triple Alianza. Las construcciones de finales del siglo XIX –almacenes de ramos generales, tiendas de ropa y farmacias– hablan de una época, así como el harinero y las pensiones. Tiene muy buenos restaurantes, casas de antigüedades y propuestas turísticas asociadas a la vida de campo. La Capilla San Carlos de Borromeo, del año 1906, se luce con su estilo neo románico. Hay mucha y variada oferta para pasar la noche.

Villa Lía

En el Partido de San Antonio de Areco, está a 127 kilómetros de Capital Federal. Nació con el siglo XX, con el ferrocarril que hoy es General Belgrano, e iba de Córdoba a Rosario. Data de 1869, cuando el agrimensor Mariano Iparraguirre marcó las tierras de Doña Isabel de Rodríguez y Doña Dominga Castex. Las heredó Lía de las Carreras y creó el pueblo en 1913. No hay que perderse la Capilla San José, de 1929, que fue construida por don Mariano Uztariz, un importante productor de cereales de la zona. Ni el almacén de Caunedo, que es autoservicio y se jacta de su fachada, que se se mantiene intacta.

Articulos relacionados

Leave a Comment